HISPANIDAD Y ESPAÑOLIDAD


Pasó el Día 12 de octubre, Fiesta de la Hispanidad. Hispanidad para todos aquellos lugares del mundo donde aún perviven la cultura, la lengua, las costumbres, la huella o permanencia y las raíces de un origen español o un pasado común. Un pasado que desde Américo Vespuccio -de quién tomó nombre el continente-, Cristóbal Colón -quien llegó tal señalado día a tierra americana- y otros muchos que les siguieron, está escrito en la Historia con letras de oro cubiertas de gloria y hazañas e igualmente con tristes hechos y mucha sangre derramada.




 

HISPANIDAD Y ESPAÑOLIDAD

Lugares como los países del continente americano exceptuando Brasil -de origen portugués y que en caso de incluir en el lote deberíamos hablar de Ibero américa en vez de Hispanoamérica- , algunos de África -como el antiguo protectorado del norte de Marruecos, Guinea Ecuatorial, Fernando Poo- y en menor medida en Filipinas -donde se está perdiendo lo español- y en la Cochinchina, que de ésta, mejor ni hablamos.

 

Es importante que el español como idioma disfrute de buena 'salud' con sus más de 500 millones de hablantes y tenga asegurado su futuro. Sea la segunda lengua, la tercera o la cuarta en todo el planeta -según se mire-, si contamos con el mandarín de China como el primero y más utilizado y con el inglés, idioma comercial, como el segundo más hablado; nos queda el español en tercer puesto por delante de francés, italiano, alemán o portugués, entre otros -el español- es un idioma en auge, un valor en alza.

 

La celebración de la Hispanidad tiene muchas y variadas lecturas, se puede ver desde distintas ópticas. Los movimientos indígenas autoctonistas o nacionalistas aprovechan para reivindicar sus lenguas y culturas propias en peligro de extinción pero también para arremeter contra todo lo español recordando que hace más de 500 años, nuestros antepasados, -desde Colón, Pizarro, Almagro, Aguirre o Cortés, entre otros conquistadores- les sometieron violentamente a cuchilladas y esgrimiendo la cruz. Pero además, los indígenas, auténticos y verdaderos 'dueños' del continente americano, nos recuerdan cada 12 de octubre que los terratenientes y caciques -descendientes de españoles- usurparon sus tierras, les 'esclavizaron' y sometieron amasando copiosas fortunas, perpetuándose en el poder político-militar y manteniendo su supremacía en los negocios y en las finanzas -mayormente de forma ilegal y oscura-.

 

Ambas figuras, inicialmente los conquistadores y posteriormente los  terratenientes, fueron y son para los indígenas, trágicas y negativas. Y no les falta razón. Leyendo el poema 'La Auracana' de Fray Bartolomé Alonso de Ercilla -testigo de las atrocidades cometidas contra los nativos por los conquistadores españoles- se descubre como los indios eran atravesados a espadazos como pinchitos o chorizos de barbacoa, lo cual conmueve y estremece el alma. Ignoro si España -que se vanagloria de ser 'Gran Madre Patria o Patria de las patrias' para los países americanos- y su Gobierno Central pidieron disculpas oficiales por aquellas salvajadas. De todas formas, sería conveniente llevar a cabo un acto público de desagravio como el realizado por el Papa Juan Pablo II con los musulmanes y otras confesiones. Acto donde el Jefe del Estado del Vaticano pidió perdón por los pasados desmanes y errores de la Iglesia. Tomemos nota.

 

En España deberíamos hablar de 'Españolidad o Españolismo' en vez de Hispanidad, pues no es lo mismo 'español' que 'hispano' aunque lo parezcan y tengan una raíz o base común. Ya lo explicó Unamuno. En España tenemos varios puntos de vista. Es además, la festividad de la Virgen del Pilar, Patrona de la Guardia Civil, de la ciudad de Zaragoza y de Aragón.  Festividad religiosa -de la que abusó ideológicamente el franquismo- y cívica a la vez. Para los aragoneses tiene un significado autoctonista, regionalista, autonomista o nacionalista, en definitiva aragonesista. Curioso contraste.

 

'Hispanidad' es colonial, imperialista, dominadora y conquistadora para los indígenas de América. 'Españolidad' es, para la mayoría de los ciudadanos del Estado Español -en la península ibérica- un libre sentimiento identitario y de pertenencia sin conquistas ni colonialismos. Son parecidos pero diferentes y complementarios. Aplicando una regla de tres, América es a Hispanidad lo que España es a Españolidad, aunque existan diversas lecturas y variados sentimientos -algunos enconados- entre Estado -España- y Autonomías. Pero este tema da para otro artículo sobre equilibrio inter autonómico, nacionalismos, regionalismos, modelos de estado y sistemas de gobierno.

 

 

Apostemos por las complementarias pero diferenciadas Españolidad e Hispanidad.

 

 

Josep Esteve Rico Sogorb

escritor y periodista