El PP de Tavernes de la Valldigna denuncia el uso partidista e individual de uno de los vehículos adquiridos por el Ayuntamiento


Los populares muestran su desacuerdo con el uso que el Intendente de la Policía Local da a uno de los dos vehículos híbridos que adquirió con renting el Consistorio vallero, por decisión unilateral del gobierno del nacionalista Jordi Juan.




 

El PP de Tavernes de la Valldigna denuncia el uso partidista e individual de uno de los vehículos adquiridos por el Ayuntamiento

Desde filas populares dicen haber visto dicho coche aparcado varios días en las inmediaciones del domicilio del funcionario, manifestando que se trata de una mala gestión de los recursos que se pagan con dinero público de las arcas municipales. 

El gobierno presidido por Jordi Juan contrató dos coches en renting sin opción de compra por cinco años pagando 1.797 euros al mes. Lo que supone un gasto de la operación de 107.854 euros. De esos dos coches uno no se ha rotulado y no se usa para que los agentes patrullen. Además dicen haber visto al Intendente llevando al alcalde a la estación de trenes o yendo él mismo a un curso de mandos.

El portavoz del PP de Tavernes de la Valldigna, Manolo Vidal, sostiene que en su día la formación política nacionalista de Jordi Juan criticó al gobierno del PP por destinar puntualmente un agente y la furgoneta de la Diputación a acompañar al anterior alcalde a realizar varias entrevistas en una misma mañana para gestionar proyectos y ayudas para Tavernes, y que fruto de estas reuniones se logró el cuartel de la Guardia Civil, el nuevo instituto, el Braç Treballador, la Escoleta de la Mar o la escuela Víctor Calatayud entre otros muchos proyectos.

Los populares sostienen que ahora los recursos no son para gestionar los intereses del pueblo, sino para que una  sola persona los disfrute. El coste del coche del Intendente asciende a casi 900 euros al mes, además de su nómina, productividad y extras, que en algunos meses han ascendido a unos 5.000 euros.