El Ayuntamiento de Gandia deberá asumir las deudas de la empresa pública IPG tras su disolución


El Alcalde de Gandia, Arturo Torró, ha comparecido en rueda de prensa para desmentir al concejal Socialista Vicent Mascarell, sobre la petición de créditos del consistorio en favor de la empresa pública IPG.




 

El Ayuntamiento de Gandia deberá asumir las deudas de la empresa pública IPG tras su disolución

El primer edil de Gandia ha aclarado que nunca han solicitado un crédito al margen de la ley como sí que hicieron los Socialistas cuando gobernaban, y ha remarcado que el ejecutivo local no ha llevado a cabo ninguna operación de crédito, sino un simple traspaso de tesorería para inyectar dinero a la empresa pública con el objeto de garantizar los servicios públicos como la bici, la Ora o la grúa, en beneficio de los ciudadanos gandienses.

El Alcalde de Gandia ha aclarado la diferencia existente entre solicitar créditos externos, y traspasar dinero de una entidad a su filial; es decir del ayuntamiento de Gandia a su empresa pública para garantizar los servicios a sus ciudadanos.

Por su parte, el concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Gandia, Guillermo Barber, ha manifestado que el ayuntamiento gandiense está llevando adelante gran cantidad de servicios públicos a través de la empresa pública, mientras que con el anterior gobierno socialista, sólo servía para generar créditos para endeudar a la ciudad.

El Gobierno ha recordado que la empresa pública IPG es del Ayuntamiento de Gandia y lo que se haces es “prestar dinero a la empresa pública para que lleve adelante las encomiendas de gestión de tiene hechas” por lo que Guillermo Barber ha recordado que “de las palabras de Mascarell se entiende que está en contra del servicio de LaBici, de la piscina del Grau, en contra de muchas concesiones como la grúa o la ORA que se gestionan a través de la empresa pública pero hay personas que tienen que cobrar nóminas y puedo entender que el PSOE esté en contra pero se tienen que pagar.

El titular de Hacienda ha añadido además que la diferencia de IPG ahora y antes son los créditos que el PSOE firmaba con los bancos y que todavía están por pagar “mientras el PP lo hace con recursos propios. Nos ajustamos el cinturón para que esas gestiones se puedan pagar” recordado que la empresa “está en disolución y será el propio ayuntamiento quien a medio plazo tenga que asumir esas encomiendas y esos servicios públicos.

Es de sentido común. Es más fácil prestar dinero que financiarse a través de bancos” ha sentenciado Barber quien además ha insistido en que su gobierno “desde el primer día dijo que no firmaríamos un solo crédito bancarios y ni lo hemos hecho ni podemos tampoco firmar ningún crédito ni en el ayuntamiento ni en IPG. Por algo será”.

Por otra parte, el Alcalde de Gandia ha informado que aunque se trata de un proceso muy difícil, siguen buscando el mecanismo legal para poder liquidar la empresa pública y dejarla sin actividad lo antes posible.