La polémica sobre la urbanización de Marxuquera sigue marcando la actualidad local.


La polémica sobre la urbanización de Marxuquera sigue marcando la actualidad local. En esta ocasión ha sido el grupo municipal del BLOC-EV quien ha querido hacer un exhaustivo repaso a la situación actual, ya los precedentes que nos han llevado a este conflicto. De entrada, los econacionalista consideran que se está utilizando una situación complicada para los vecinos, para atacarse mutuamente el PP y el PSOE. Se ha olvidado a los vecinos. El BLOC ha asegurado que no les pareció bien la composición de la comisión de urbanismo, pero que decidió quedarse porque conocía una versión, la del PP y necesitaba conocer la otra versión, la del PSOE. Además han asegurado que es recriminable la postura tanto del PSOE como del PP, el segundo por deslegitimizar la comisión al haber realizado acusaciones antes de su constitución, y la del primero por presidir el alcalde la comisión, algo extraordinario, a sabiendas de que de esa manera la comisión sería abandonada por los populares. En todo caso, los econacionalistas han asegurado que la urbanización es necesaria, pero que también hay que procurar atender las demandas de los vecinos, responder a sus preguntas y críticas, y sobre todo, poder estudiar todo el expediente antes de ofrecer una conclusión. Ellos van a realizar cuantos estudios sean necesarios, y sobre todo cuando lleguen a una conclusión, los vecinos serán los primeros en saberla.




 

La polémica sobre la urbanización de Marxuquera sigue marcando la actualidad local.

El concejal del Partido Popular, Javier Soldevila ha asegurado que los presupuestos de 2006 presentados por la concejal de Hacienda, Ana García no son tan positivos como quiere hacer creer el Gobierno, ya que actualmente la ciudad está aquejada de una gran deuda registrada en un 83 %. Una cifra que tampoco satisface al concejal popular, ya que asegura que en realidad la deuda de la ciudad asciende al 127 %, y que pese a la autorización del Ministerio de Economía de reducir la deuda, ésta no puede haber menguado hasta un 83 %.