Ciudadanos de segunda, ciudadanos de primera.


Estimados lectores, tengo 29 años y hasta hace bien poco pensaba que esa frase era una frase del pasado y que hoy en día eso ya no existía, el año que yo nací fue el año en que se creo nuestra constitución, así que ingenua de mi, siempre había pensado que eso de que todos somos iguales era cierto, pues bien, ahora les puedo afirmar que no, que eso no es verdad.




 

Ciudadanos de segunda, ciudadanos de primera.

Permítanme explicarme mejor, vivo en la playa de Gandia, algunos pensaran que soy una privilegiada, pero créanme, no es oro todo lo que reluce, y mucho menos aquí, llevo más de un año sin poder dormir, en mi propia casa, porque un señor tiene un Púb.

 

Y ha decidido saltarse todas las leyes existentes sobre la contaminación acústica. Por supuesto que todas las autoridades competentes están informadas, ayuntamiento, policía, etc.. Pero ninguno de ellos hace absolutamente nada al respecto, y yo me pregunto, ¿Por qué si yo me salto un semáforo, por ejemplo, me cae una soberana multa, y muy bien que está, y otro señor puede saltarse todos los días tres o cuatro leyes sin que le ocurra nada? Ustedes dirán que sólo me multarían si me ve algún guardia, correcto, pero no es el caso, porque con este Púb.

 

 Ya se ha demostrado más de una vez que se salta las leyes y aún así no le ocurre nada. No se, supongo que tiene algún primo hermano en el ayuntamiento o algo así y yo no, mala suerte. Conclusión de todo esto, que hoy por hoy siguen existiendo ciudadanos de segunda y ciudadanos de primera, porque estoy convencidísima de que si yo tuviese otro "primo hermano" o un montón de dinero estas cosas no me ocurrirían, pero lo que más, lo que más fastidia es que nuestro señor alcalde es del PSOE, un partido político que siempre va con lo de, los obreros por delante, la clase trabajadora es a la que nosotros defendemos, etc., etc., etc.. Y resulta que a la hora de la verdad, como todos defiende al que más dinero tiene, al que más "regalos" les hace por la concesión de una licencia etc. Si, si, acusaciones infundadas y sin pruebas, pero venga ya, todos sabemos que eso es así y que eso existe, ¿O aún hay algún ingenuo como yo que cree en la honradez de nuestro políticos? Si lo hay, y por alguna de aquellas, esta leyendo esto, chic@, olvídate, todos son iguales.

 

Que para que esta carta, para nada, no voy a cambiar el mundo, ni voy a solucionar mi problema hasta que tenga un montón de dinero y pueda pagar al mejor abogado de toda España, pero oyes, por lo menos me queda el consuelo, ridículo, pero consuelo del pataleo.