La Colegiata de Gandia acoge al Cristo de Medinaceli hasta el domingo


Ayer miércoles 18 de febrero, Miércoles de Ceniza, centenares de feligreses abarrotaron la colegiata para participar en la celebración de imposición de la ceniza para dar comienzo a la Cuaresma, en una Eucaristía presidida por el Canónigo D. Facundo Chambó, al término de la cual tuvo lugar un Besapiés de la imagen del Cristo de Medinaceli.




 

La Colegiata de Gandia acoge al Cristo de Medinaceli hasta el domingo

El pasado sábado 14 de febrero llegó a la ciudad de Gandia la imagen del Cristo de Medinaceli. Después de ser acogida por centenares de fieles en la plaza Escuelas Pías, recorrió las calles del centro histórico de la ciudad en una multitudinaria procesión presidida por el Abad de Gandia D. Ángel Saneugenio y la corporación municipal hasta llegar a la Insigne Colegiata de Gandia donde se celebró una Eucaristía Solemne y al finalizar tuvo lugar el Besapiés del Cristo de Medinaceli donde los más devotos pudieron besar la imagen.

El Abad Mitrado de la Insigne Colegiata de Gandia comenta: “Nosotros podemos ver en la imagen un espléndido Nazareno, con porte de Rey (por eso el vestido va bordado en oro), sereno, en medio del odio y la tensión que había en ese momento alrededor de Él.

Las tres potencias en su cabeza simboliza la divinidad.

La imagen siempre muestra un rostro sereno y tranquilo, aún a pesar de las huellas de haber sido maltratado.

Es un rostro que nos da paz y sosiego. Un rostro que no acusa con la mirada, ni guarda rencor, sino que se deja mirar. Más aún, nos obliga a dirigirle la mirada.”

La advocación empezó en el siglo XVII cuando la imagen fue rescatada desde África por los PP. Trinitarios Descalzos y su posterior traslado a Madrid.

En un principio se realiza una capilla costeada por los Duques de Medinaceli. Hoy es una basílica regentada por los PP. Capuchinos con grandísima devoción en Madrid, extendida por toda España.

Se ha señalado como días señalados todos los viernes del año y especialmente el primer viernes del mes de marzo. Esta devoción está extendida por Austria, Alemania, Italia, Lituania Hungría y Polonia.

Este Cristo de Medinaceli no corresponde a ningún pasaje evangélico concreto. Podríamos situarlo como “Jesús esperando la cruz”.