Un vecino de Palma de Gandia muere al chocar su camión con otro en Rótova


Un joven de 18 años perdió ayer la vida y un hombre de 36 resultó herido leve en una colisión entre camiones ocurrida ayer por la tarde en Rótova, según fuentes sanitarias y de Emergencias. El siniestro se produjo a las 13.34 horas, en la carretera comarcal CV-60. Las víctimas son los conductores de ambos vehículos y el herido fue evacuado al Hospital San Francisco de Borja de Gandia.




 

Un vecino de Palma de Gandia muere al chocar su camión con otro en Rótova

El acontecimiento ha supuesto una gran alegría entre el personal del Oceanográfico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, pese al pronóstico reservado sobre la joven beluga. Y es que las probabilidades de que no supere estas primeras semanas y meses son muy elevadas. Este hecho es normal también en la naturaleza dada la inexperiencia y juventud de la madre y la elevada mortalidad de recién nacidos.

En cualquier caso, este nacimiento ya supone un hito en el estudio y conservación de esta especie, ya que hasta el momento sólo alrededor de una veintena de belugas han sido reproducidas en oceanarios de Estados Unidos, Canadá y Japón con los que, por otra parte, el Oceanográfico prevé desarrollar planes coordinados de reproducción.

Durante las primeras semanas un equipo de cuidadores efectuará vigilancia continua de madre y cría mientras se recogen datos para entender mejor la relación materno-filial en esta especie. Por otra parte, y con el fin de no molestar a madre y cría, la instalación "Ártico" donde se encuentran estos ejemplares junto a un grupo de morsas, va a estar cerrado al público durante al menos un mes. Cuando se considere oportuno se iniciarán visitas restringidas y controladas.

En este período es imprescindible mantener un ambiente confortable para la familia de belugas hasta que se tenga cierta certeza sobre el buen desarrollo de la lactación. Ésta se puede extender alrededor de dos años. Para mantener este entorno tranquilo, "Kairo", el padre del recién nacido, ha estado separado de la madre desde poco antes del parto y permanecerá así hasta que haya certeza de que no hay riesgo en reunirlo con el resto del grupo.

"Yulka" de unos 8 años de edad, y "Kairo", de entre 18 y 20 años de edad, son los únicos representantes de su especie en instituciones europeas. Ambos llegaron en julio de 2003 a las instalaciones de la Ciudad de las Artes y las Ciencias procedentes de Mar del Plata, en Argentina. Desde entonces han recibido todo tipo de cuidados por parte de un equipo de cuidadores especializados y de los veterinarios del Oceanográfico.

Si la evolución del animal es adecuada, se incorporará al proyecto de investigación sobre el comportamiento acústico de estos animales que se lleva a cabo en el Oceanográfico desde 2003. La finalidad del mismo es comprender mejor su comunicación, protegerlas de la contaminación acústica que se da en las aguas que habitan y diseñar dispositivos para el control y protección de sus poblaciones en mar abierto.