PP y PSOE de Gandia permiten el veto a Onda Naranja COPE en el reto entre Torró y Morant


Pese a que ambos partidos políticos se comprometieron a que el encuentro sería abierto al público y a todos los medios de comunicación, el monopolio informativo que ejerce el Grupo Radio Gandia impide tanto el acceso libre al público como a los medios de comunicación, por lo que no retransmitiremos el acto en directo como era nuestra intención.




 

PP y PSOE de Gandia permiten el veto a Onda Naranja COPE en el reto entre Torró y Morant

Ya lo denunciaba nuestro compañero César Jara en su web en la jornada de ayer. En ese momento nosotros aun albergábamos la esperanza de que la situación se pudiera reconducir, pero no ha sido así.

¿Cuál es la situación? El monopolio informativo ejercido por el Grupo Radio Gandia con el consentimiento y beneplácito tanto de PP como de PSOE impide a muchos medios de comunicación, éste entre ellos, realizar su labor informativa como era nuestro deseo y como se nos había comunicado por ambas formaciones políticas que podríamos realizar.

El pasado lunes, después de que Arturo Torró retara públicamente a Diana Morant a solucionar un problema financiero como era la elaboración de un presupuesto pagando a los bancos, sin subir impuestos, sin eliminar servicios y sin aumentar la deuda, reto que Morant aceptó, nos pusimos en contacto con ambas formaciones políticas para pedir permiso y realizar la retransmisión en directo. Ambas formaciones políticas nos agradecieron el ofrecimiento y nos garantizaron que podríamos estar en el recinto elegido, en igualdad de condiciones con los demás medios de comunicación y por tanto podríamos realizar la retransmisión en directo. Es más, desde fuentes socialistas se nos aseguró que en caso de así desearlo podríamos colocar carteles y distintivos del medio de comunicación a modo de publicidad “porque el acto es público y abierto”.

Pasan los días, el encuentro se acerca y no conseguimos que nadie nos pueda proporcionar las condiciones técnicas para realizar nuestro trabajo, pese a que ambas formaciones insisten en que están interesadas en que acudamos a la cita. Puestos en contacto con Fomento se nos indica que el local está “alquilado” por Radio Gandia y por tanto no se nos permite el acceso al mismo si no tenemos la autorización y acotación expresa de dicha empresa.

Puestos en contacto de nuevo con ambas formaciones se insiste en el hecho de que el debate es abierto y por tanto deberíamos poder acceder al mismo. No es hasta esta misma mañana que ambas formaciones admiten que han “dejado” la organización y gestión del mismo en manos de Radio Gandia y que por tanto son “ellos” los que deciden quien entra, sale, graba o retransmite. Hasta el punto que tal y como hemos podido corroborar, quien no tenga invitación expresa no va a poder entrar al recinto y por tanto el acceso a los medios está vetado pero también es restringido a intereses empresariales el acceso al público.

Que nadie entienda mal esta situación. No clamamos contra Radio Gandia, cada uno ejerce la dirección de su empresa como considera oportuno, algunos lo hacemos desde la pluralidad e igualdad y otros prefieren optar al monopolio, pero es algo que entendemos completamente legítimo, pero lo que no podemos es asistir a esta burla hacia la ciudadanía y los medios de comunicación por parte de los dos partidos políticos, Partido Popular y Partido Socialista de Gandia y permanecer en silencio.

Lamentamos esta situación, porque marca una clara manipulación de los partidos por parte de un determinado medio en detrimento no solo de los demás medios de comunicación, sino sobre todo de los ciudadanos que o pasan por el aro que marca una empresa o no tiene posibilidad de acceder a un espacio que se había PROMETIDO público y abierto. Y en todo caso, echamos en falta la necesaria sinceridad y respeto hacia la más mínima inteligencia de las personas cuando ambos partidos se enrocan en la postura de “nosotros queremos que sea libre y abierto, pero como no lo organizamos nosotros…” cuando claramente uno no va dónde no quiere y si no quiere no se deja manipular.

Simplemente lamentable.