El ayuntamiento de Gandia asegura que la única cesión ilegal de trabajadores se produjo con un Gobierno Socialista


Desde el ejecutivo local del PP aseguran que Mascarell vuelve a aportar documentación sesgada para atacar al Gobierno y mentir a la ciudadanía, denunciando a trabajadores de la empresa pública que fueron contratados en la época socialista.




 

El ayuntamiento de Gandia asegura que la única cesión ilegal de trabajadores se produjo con un Gobierno Socialista

El coordinador general de áreas de Alcaldía, Javier Reig, ha dado respuesta a las manifestaciones del concejal socialista, Vicent Mascarell. Reig ha aclarado que ante la denuncia interpuesta por Vicent Mascarell a la empresa pública, IPG, por cesión ilegal de trabajadores, de la propia sentencia se extrae que la cesión ilegal de trabajadores cometida se refiere, según el mismo inspector que aporta un listado con nombres y apellidos, a los trabajadores que ya pertenecían a la empresa pública a finales del 2010, por tanto, para el gobierno local del PP, la única cesión ilegal de trabajadores fue la cometida por el gobierno socialista.

Cabe recordar que este hecho fue denunciado ya por el PP desde la oposición y ahora Mascarell tiene la cara de aportar documentación sesgada para atacar al Gobierno y mentir a la ciudadanía de forma descarada.

El principal partido de la oposición había criticado que a la gran mayoría de los trabajadores dados de alta en Iniciatives Públiques se les desconoce función y centro de trabajo asignado. De esta manera, según indicó, se produce en el mejor de los casos una cesión ilegal de trabajadores respecto a distintos departamentos del Ayuntamiento de Gandia y en el peor, una simulación de relación laboral que provoca que trabajadores estén cotizando y recibiendo salarios de IPG cuando realmente ejercen una función privada propia o ajena.

El martes, el jefe adjunto de la Inspección Provincial de Seguridad Social, Antonio Moreno, remitió un dictamen al portavoz socialista, Vicent Mascarell, en el que indica que tras la visita el 12 de diciembre de 2014 con más de cuatro horas de actuación en cinco centros de trabajo distintos e inspeccionados 21 puestos ocupados por empleados de alta y en nómina de IPG se ha comprobado el incumplimiento de lo preceptuado en el artículo 43 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social acredita que hay una infracción en la cesión de trabajadores. La ley no permite la cesión temporal o permanente de empleados entre empresas a no ser que se realice a través de mercantiles de trabajo temporal legalmente autorizadas. IPG se enfrenta ahora a una sanción de entre 3.000 y 90.000 euros y a tener que incorporar como personal fijo del ayuntamiento a personas que han ocupado el puesto con el único mérito de ser militantes del PP.

Según los socialistas, los trabajadores localizados por Inspección Laboral son, al menos, ocho. Desde el gobierno municipal, el coordinador general de áreas de Alcaldía, Javier Reig, aclaró que ante la denuncia interpuesta por Mascarell a la empresa pública por cesión ilegal de trabajadores, de la propia sentencia se extrae que la cesión ilegal de trabajadores cometida se refiere, según el mismo inspector que aporta un listado con nombres y apellidos, a los trabajadores que ya pertenecían a la empresa pública a finales del 2010. Por tanto, para los populares, la única cesión ilegal de trabajadores fue la cometida por el gobierno socialista. Así, desde Gobierno de la ciudad se lamenta una vez más la hipocresía a la que les tiene acostumbrados el señor Mascarell, que es capaz de denunciar a los trabajadores que fueron contratados por su gobierno del partido socialista en su última legislatura, un gobierno del que él formaba parte.