Fernando Mut sale absuelto de la querella que Orengo, Boix y Mascarell interpusieron por un presunto delito contra el honor


Fernando Mut, líder del PP local, ha salido indemne del juicio que durante la pasada semana se celebró en los juzgados de Gandia y en el que se le acusaba de lesionar el honor de José Manuel Orengo, Alfredo Boix y Vicent Mascarell, por las acusaciones vertidas en rueda de prensa en el Caso Marxuquera. Los tres socialistas solicitaban una indemnización de 50.000 euros, pero el juez ha estimado que no se ha lesionado el honor, por lo que ha absuelto de los cargos a Fernando Mut y ha condenado a los tres socialistas a pagar la costas del proceso.




 

Fernando Mut sale absuelto de la querella que Orengo, Boix y Mascarell interpusieron por un presunto delito contra el honor

No se ha producido una lesión al honor de las personas en las declaraciones de Fernando Mut en rueda de prensa sobre el caso Marxuquera, al menos así lo ha valorado el juez encargado de enjuiciar la denuncia que en su día presentaran José Manuel Orengo, Alfredo Boix y Vicent Mascarell, a quienes se acusó de consentir, promover y protagonizar irregularidades urbanísticas en Marxuquera y haber abusado del poder político que ostentan para eximir el pago del proceso de urbanización.

Su Señoría entiende que en esta ocasión no se trata de una acusación formal de delito, sino de un ejercicio de libertad de expresión asociado además al cargo político y público que ostenta Mut.

Desde el PP, se ha valorado muy positivamente la sentencia, en concreto el propio Mut entiende que lo que se pretendía era judicializar la política intentando “taparle la boca a base de sentencias judiciales”. La pena que se solicitaba era completamente desmedida, 50.000 euros, y considera una burla las declaraciones de Orengo en las que aseguraba que el dinero, en caso de ganar iría destinado a los Padres Franciscanos o a cualquier obra social.

Por su parte, los socialistas no están conformes con la sentencia, ya que entiende que el derecho a la libertad de expresión tiene su límite en el derecho a mantener un buen nombre y una reputación que se ha visto empañada gravemente por las declaraciones de Mut, por lo que en estos momentos están planteándose la posibilidad de recurrir la sentencia dictada en primera instancia