La imagen de la Virgen del Carmen regresa al templo Parroquial de San Nicolás del Grao de Gandia


El próximo viernes, 10 de noviembre, se trasladará desde El Altet hasta el Templo Parroquial de San Nicolás, en el Grao de Gandia la Imagen de la Virgen del Carmen que en el taller de El Altet (Elche) el escultor alicantino D. Andrés Hurtado, ha realizado en Mármol Blanco de Macael, de la Cantera sita en Cúllar (Granada).




 

La imagen de la Virgen del Carmen regresa al templo Parroquial de San Nicolás del Grao de Gandia

Dicha pieza de mármol tenía en origen un  peso de SEIS TONELADAS que, mediante el esculpido (mecánico y artesanal) se  ha reducido al no menos importante peso de TRES TONELADAS, él mismo  seleccionó la pieza de mármol adecuada que "debe estar exenta de vetas y  mostrar un blanco puro y traslúcido". Es evidente que ha requerido un gran  esfuerzo y pericia por parte del escultor para lograr aunar el dominio del  arte escultórico con los retos planteados (tamaño, peso, iconografía,  tiempo).

 

El sábado día 11 y a las 19'30 h. tendrá lugar la Eucaristía presidida por  el Obispo Auxiliar de la Diócesis, Monseñor Enrique Benavente Vidal, a la  que se invita a la feligresía y población en general. Quedando expuesta la  Imagen para su veneración temporal por los feligreses en la "Capilla del  Paso del Descendimiento" del Templo Parroquial de San Nicolás Obispo,  permitiendo de este modo la apreciación del trabajo y esfuerzos realizados.

 

El martes día 14 se procederá a la instalación de la imagen en la peana  dispuesta desde la construcción del Templo para albergar una Imagen de estas características, a una considerable altura desde la que velará por todos y  cada uno de los marineros y pescadores que entren por la bocana del Puerto gandiense, situada en la fachada Este del singular edificio que constituye  el Templo Parroquial del Grao de Gandia, trabajo que requerirá un importante  alarde mecánico y que constituye un avance más en la conclusión de las obras  de esta iglesia que, 4 décadas después, puede ver su fachada portuaria  finalmente concluida gracias a esta donación anónima.

 

El estudio iconográfico y dirección han recaído en el artista gandiense D. Víctor Viciano, con la perspectiva que se detalla: Respetando y partiendo de  las características de la Imagen de Nuestra Señora del Carmen en la iconografía tradicional católica, se han venido a realizar una serie de modificaciones a la hora de concebir esta nueva Imagen marmórea. Dentro de  los cánones religiosos y de los principios ortodoxos, la Imagen que velará  por los poblados marítimos, es una "Mujer erguida, con un rostro lleno de  dulzura, que-más allá de ser Trono- abraza a su Hijo, como Madre amorosa y  protectora, cobijándole con su propio manto que, a la vez, simboliza los  avatares de la vida con cadenciosos movimientos simulando el mar movido que  nuestros pescadores y marinos tantas veces tienen que afrontar.

 

La Virgen no posee una corona fulgurante de oro, sobre su cabeza una tenue corona sujeta  el ropaje celestial y el Niño que acuna con una mano sujeta el Escapulario  del Carmen y con la otra tiende, acaramelado, su propia corona a su Divina  Madre, haciéndole co-partícipe de la Redención de los Hombres. María, la  Bienaventurada Mujer, sujeta con su diestra mano el escapulario de la Orden  del Carmelo que, muestra y tiende con delicadeza, sin imponerse, hacia  quienes desde el Puerto gandiense aprecian su presencia (portuarios,  turistas y graueros). Madre con los pies descalzos, que toca tierra, porque  a ella pertenece y protege, libre de correas, consciente de la cotidiana  realidad."

 

D. Vicente Fontestat, Cura Ecónomo de la Parroquia de San Nicolás Obispo  (Grao y Playas de Gandia), ha seguido con gran interés la evolución de los  trabajos, y ha dado los beneplácitos correspondientes. No cabe duda la satisfacción que él mismo muestra ante la llegada inminente de esta imagen  cuyo proceso creativo ha seguido muy de cerca.   Supone, también, el  principio del fin, colofón de una fachada inconcluidahasta la fecha. 

 

Dicha  fachada Este ha sido restaurada y mejorada con un sistema de iluminación en  arco que permitirán realzar la blancura de la Imagen y hacer de la Virgen un  Faro -día y noche- para los hombres del mar, a los que guía.