Oliva y ASODIF colaboran por la accesibilidad de la ciudad


El departamento de Bienestar Social de Oliva, ha anunciado junto a ASODIF, el inicio de la tercera fase de rebajas en aceras y accesibilidad de la ciudad de Oliva. Hasta ahora, según la concejal Emma Miralles, hasta ahora se había adecuado en las dos fases anteriores zonas de la ciudad en las que se pretende crear itinerarios prioritarios, como el Centro de Salud, en aquel momento se realizaba un rebaje de los bordillos para que fuera más fácil salvarlos por parte de las personas con movilidad reducida. Ahora lo que se propone es una actuación más compleja, en la que no sólo se incluye el rebaje de los bordillos, sino también la ampliación de las aceras con las conocidas como “orejas”, que permite dar mayor espacio al peatón y mejor visibilidad al conductor evitando aparcamientos en las zonas de intersección.




 

Oliva y ASODIF colaboran por la accesibilidad de la ciudad

La concejal insistía en la necesidad de crear una serie de itinerarios prioritarios como el de los centros de salud, el paseo, el polideportivo y la piscina, etc.

Una actividad que Miralles entiende que viene a contribuir a la normalización y mejoras de la calidad de vida de los usuarios y ciudadanos. El plan de actuaciones, se ha llevado a cabo en colaboración con la policía local, para evitar atascos en las calles mientras se llevan a cabo las obras, y con la asociación ASODIF, quien se ha encargado de asesorar de alguna manera de las obras necesarias para cubrir los aspectos más básicos de aquellas personas con movilidad reducida, y no sólo para personas que se desplazan en silla de ruedas, sino también para las personas mayores con andadores, las personas que utilizan muletas, los carros de compra y sobre todo los carros de bebé.

Vicent Mollà, presidente de la asociación, asegura que de momento están satisfechos con la respuesta del Ayuntamiento a las demandas de normalización y eliminación de las barreras arquitectónicas, pero apuntaba que lo que es más necesario, es la concienciación de los ciudadanos sin los problemas de movilidad reducida, ya que no son conscientes de los problemas que supone el no poder acceder a determinados sitios, o circulas por determinadas calles, y aparcan los vehículos en vados, pasos rebajados, aparcamientos reservados y sobre todo sobre las aceras.