El PP de Gandia tacha de ‘populista’, la renuncia de Morant al coche oficial


Los Populares aclaran que el actual coche oficial (VOLVO V.90) fue comprado por José Manuel Orengo, durante su etapa como alcalde de Gandia y que el Gobierno del PP no asumió en 2011 ningún sobrecoste ya que el Ayuntamiento disponía tanto coche como de chófer.




 

El PP de Gandia tacha de ‘populista’, la renuncia de Morant al coche oficial

Para los Populares la renuncia por parte de la nueva alcaldesa tanto del coche oficial como de su chofer, no es más que un hecho populista que busca el aplauso fácil.

En primer lugar aclarar que el actual coche oficial (VOLVO V.90) fue comprado por José Manuel Orengo, durante su etapa como alcalde de Gandia y que no fue el Gobierno del Partido Popular quien asumiese en 2011 ningún tipo de sobrecoste ya que el Ayuntamiento disponía tanto coche como chofer.

El PP afirma que Morant con esta acción no está teniendo en cuenta que el vehículo pertenece al Ayuntamiento de Gandia y que en multitud de ocasiones sirve como transporte para representantes o colectivos de la ciudad como puedan ser las falleras mayores de Gandia.

Lo que no dice la nueva alcaldesa de Gandia es que podrá disponer del coche oficial de la Diputación así como de chofer personal. Destacar además que la alcaldesa Morant demuestra que sólo está pensando en ella, ya que no está calculando el coste de que un policía local le sirva de chofer, cuando todos entendemos que la policía tiene otras funciones más importantes que llevar y traer a la alcaldesa Morant.

Otra de las recientes medidas de austeridad tomadas por la socialista Diana Morant, será renunciar al sueldo de Gandia para cobrar el abultado sueldo de la diputación que asciende a más de 50.000 euros anuales. Otra decisión que pone en tela de juicio las acciones de “austeridad” de la nueva alcaldesa, ya que la propia ley hace incompatible cobrar de dos administraciones públicas. Pero sí ningunea al actual Secretario General, Pedro Sánchez, el cual asegura que no permitirá que un mismo político acumule cargos en dos administraciones públicas.

Para el PP, la concejala Lorena Milvaques está siendo la gran damnificada en todas estas austeras acciones, ya que Morant obliga a Milvaques en Gandia a cobrar tres veces el salario mínimo interprofesional, es decir, alrededor de 1.800 euros al mes mientras que Morant cobrará 3.000 euros al mes, más las asistencias de plenos y comisiones de Gandia, más las dietas de la Diputación de Valencia. Todo ello unido a que la concejala Lorena Milvaques no podrá disponer de medio de un medio de transporte del Ayuntamiento.
Mal empezamos si sus primeras medidas tienen este carácter tan populista.