Un bazar Chino abre la polémica comercial en Oliva


La asociación de Comerciantes de Oliva ha sido la primera en dar la voz de alarma y presentar las correspondientes denuncias ante el consistorio, ya que el pasado domingo se pudo comprobar cómo un bazar ubicado en la Avda Loigorry, esquina con el Paseo, tenía abiertas sus puertas. El pasado domingo no era uno de los días en que Generalitat autoriza la apertura de establecimientos ni grandes superficies, por ello desde la asociación de Oliva, se presentó la correspondiente denuncia ante la policía local, ya que se trataba de una clara práctica de competencia desleal. Tras la primera intervención, se ha descubierto que el local no cuenta con licencias, además se trata de una gran superficie y podría no cumplir con las medidas mínimas requeridas para la concesión de licencias de apertura.




 

Un bazar Chino abre la polémica comercial en Oliva

El pasado domingo, 3 de diciembre, los ciudadanos de Oliva se encontraron con una nueva gran superficie, en uno de los lugares más céntricos de la localidad. Se trata de un bazar, de los que conocemos como “Chinos”, conocidos por expender prácticamente todo tipo de productos. Pero los más sorprendidos por esta apertura fueron los comerciantes de la localidad, que desconocían que dicha actividad tenía permiso para abrir fuera de todo horario comercial permitido, por ello llamaron a la policía local para que averiguara el motivo de la apertura.

A partir de ese momento las sorpresas se fueron sucediendo. El local carece de licencia, ya que aunque ha presentado una petición al consistorio, el expediente está apenas iniciado y no se ha dado resolución alguna al mismo. Además se trata de un local cercano a los 800 metros cuadrados de exposición y venta, lo que significa que dada la población de Oliva ha de considerarse ya como gran superficie y por tanto las licencias las ha de expedir la Consellería tras informe del departamento de comercio. El departamento de comercio, mercados y consumo de Oliva, según su responsable David González, no sólo no ha elaborado ningún informe, sino que ni siquiera tiene conocimiento de las solicitudes o tramitaciones que se hayan podido realizar, ya que su departamento no es el que concede las licencias y al cierre de la presente edición, no se le había informado. Desde el departamento, han exigido al gobierno municipal el cierre inmediato de dichas instalaciones, ya que están ocasionando un grave perjuicio a los comerciantes de la zona, al considerarlos como competencia desleal por no respetar ni horarios, ni festivos.