El Parlamento Europeo investiga un presunto delito de corrupción urbanística en Villalonga


A la larga lista de colectivos que han mostrado su descontento respecto a la política urbanística que está llevando a cabo el Ayuntamiento de Villalonga, ahora se suma la Colla Ecologista La Carrasca, que ha elevado sus quejas al Parlamento Europeo.




 

El Parlamento Europeo investiga un presunto delito de corrupción urbanística en Villalonga

La denuncia realizada por los ecologistas no ha caído en saco roto, y los parlamentarios que europeos que investigan posibles abusos y corrupción urbanística en la costa valenciana, han puestos sus miras en esta localidad de La Safor. Así, los eurodiputados David Lowe, Michael Cashdam y Marcin Libicki han recibido un informe realizado por La Carrasca en el que se refieren a los presuntos delitos de “corrupción urbanistica y ecologista” cometidos por el Ayuntamiento de Villalonga y la Generalitat Valenciana.#foto2der#

 

En la documentación, según informan los ecologistas, han incluido las denuncias que han realizado el Defensor del Pueblo y al Síndic de Greuges, por la falta de transparencia en las acciones urbanísticas realizadas por el consistorio de la localidad. Dentro de este legajo, la colla La Carrasca también se refiere a la paralización cautelar del trámite de redacción del Plan General de Ordenación Urbana decretada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana al conjeturar que podría existir una doble documentación.#foto3izq#

 

 

Lo cierto es que según los datos oficiales facilitados por el Ayuntamiento de Villalonga, actualmente se hayan abiertos 190 expedientes infractores contra las construcciones que se han realizado de manera ilegal en el municipio. La mayoría de las ilegalidades se centran en la construcción de chalets en parcelas rústicas donde sólo se tenía permiso para construir una casita de aperos.#foto4der#

 

Por su parte, desde la oposición el nacionalista Vicent Ferrer aunque ha criticado la “opacidad” con que obra el gobierno municipal, sólo ha referido a la suspensión cautelar del Plan General de Ordenación Urbana.

 

Así, Vicent Ferrer señala que en mayo de 2005 se modificaron las normas subsidiarias a partir de un nuevo concierto previo que modificaba el elaborado en 1999 y que preveía la construcción de 1.200 domicilios. Esta modificación pretendía elevar a 4.500 las viviendas a construir, gran parte de ellas dentro del complejo de campo de golf proyectado en la localidad.

 

De llevarse a cabo todas estas construcciones, Villalonga tendría 7.500 viviendas, cuando en realidad en este municipio viven alrededor de 4.000 personas, según indica Ferrer. En este sentido, el nacionalista ha indicado que “el alcalde se ha movido por la presión urbanística de los sector inmobiliario, y se ha basado en cálculos erróneos que no responden a las necesidades del municipio.