Cruz Roja de Gandia realiza más de 1.600 intervenciones en la playa durante el mes de julio


Los socorristas de Cruz Roja, que prestan el servicio de salvamento y socorrismo en la playa de Gandia, han realizado un total de 1.652 intervenciones. La principal actuación ha tenido que ver con las picaduras de medusas




 

Cruz Roja de Gandia realiza más de 1.600 intervenciones en la playa durante el mes de julio

La mayoría de atenciones por parte de los socorristas de la Cruz Roja a los bañistas, durante el mes de julio, se han dado por las picaduras de medusas, en concreto 637. Son casi 200 más, que las registradas en el mismo periodo del año pasado, aunque el coordinador de playas de Cruz Roja, José Vicente Castelló, asegura que esta incidencia es normal en una playa abierta como la de Gandia, y con temperaturas tan altas, de este verano.
A las picaduras de medusa le siguen las intervenciones por heridas, que suman 169, y por contusiones, un total de 46.

Los socorristas de Cruz Roja han ayudado a encontrar a 22 niños que se habían perdido, una cifra que ha disminuido considerablemente respecto al año pasado, cuando se extraviaron 83 menores. Por otra parte, desde Cruz Roja han prestado ayuda a 472 personas con movilidad reducida para realizar el baño adaptado.

Miguel Ángel López, hace saber que las corrientes marítimas favorecen la aparición de las medusas, debido a que la temperatura del agua, está más alta que de normal.  Para la presencia de medusas también existe otro protocolo, donde si hay número de picaduras por hora muy elevado, dentro de los límites establecidos, se comunica al Ayuntamiento para poner la bandera roja.

López recomienda que cuando nos pique una medusa, no hay lavarse con agua dulce, porque aumenta la reactividad de la picadura, haciendo que el escozor aumente. Lo primero que hay que hacer, es acercarse a la posta sanitaria, donde los socorristas de la Cruz Roja, ponen una gasa muy fría justo en la zona del escozor, impregnada de agua de mar, haciendo que el afectado sienta alivio. Otro consejo, es no sacar las medusar del mar, con redes o bolsas, lo mejor es apartarse de ellas, a partir de 2 metros.

Para las quejas que realizan los vecinos sobre la calidad de aguas de las playas, existe también, un protocolo para estos casos que consiste en plasmar la queja en un documento de incidencias que tiene la Cruz Roja, y a su vez, remitirlo al Ayuntamiento. Éste es el responsable a la hora de tomar las medidas oportunas. En cada posta sanitaria, los ciudadanos pueden ver los informes realizados por el Ayuntamiento sobre la calidad de aguas. Según asegura Miguel Ángel López: “El Ayuntamiento realiza estos estudios una vez a la semana y en ocasiones puede venir un pequeño temporal que remueve el agua y la empeora”. “La verdad es que a veces es un poco aleatorio”.