El PP de Gandia lamenta la imposición laicista del nuevo gobierno de la ciudad


El portavoz popular considera que el gobierno de izquierdas aún está a tiempo de reconsiderar su postura y volver a un punto de consenso en el que siempre encontrará al PP




 

El PP de Gandia lamenta la imposición laicista del nuevo gobierno de la ciudad


El portavoz del Grupo Municipal del PP en Gandia, Víctor Soler, ha afirmado hoy que “el gobierno de izquierdas de Gandia es un especialista en crear problemas donde no los hay” y ha asegurado que “con su escalada laicista está creando una brecha entre creyentes y no creyentes en Gandia”. 

Soler ha asegurado que la principal función de un responsable político es la de “tender puentes” y no la “búsqueda continua de la confrontación intentando imponer creencias personales al conjunto de la población”.

El último episodio de esta polémica viene referenciado por las declaraciones del concejal de gestión responsable del territorio y presidente de la Junta de Distrito de Marxuquera, Xavier Rodenas, que ha eliminado las ayudas a las fiestas del distrito de Marxuquera y ha incidido en la voluntad del gobierno de izquierdas de eliminar la presencia de la administración municipal de cualquier celebración que tenga un mínimo componente religioso. 

Así el gobierno de Gandia ya ha fijado las Fallas y la Semana Santa como los “próximos colectivos que verán recortada la implicación municipal”. “Siguiendo con la lógica del concejal Rodenas cabe preguntarse qué va a pasar con todas las celebraciones que tengan un mínimo cariz religioso como la Fira i Festes, la Semana Santa, las Fallas, la celebración de Pascua, la noche de Sant Joan, las Navidades o la propia cabalgata de los Reyes magos; ¿también va a eliminar la cabalgata de los Reyes Magos?” ha indicado Soler.

Soler ha invitado a los concejales del PSOE y Mes Gandia a que realicen una reflexión “más profunda” y que tengan en cuenta que “España -como así lo marca su Constitución- no es un país laico, sino aconfesional que no es lo mismo y que la Administración mantendrá las relaciones de cooperación con la Iglesia Católica”. 

Soler reitera que “cualquier celebración tiene un evidente componente religioso y que la tradición, la cultura y nuestra identidad como pueblo están ligadas a estas celebraciones”.