El gobierno de Gandia no hará política de los asuntos religiosos


El ejecutivo local quiere cerrar la polémica generada por el Partido Popular en torno al papel del ayuntamiento de Gandia en las celebraciones religiosas que organizan los colectivos de la ciudad.




 

El gobierno de Gandia no hará política de los asuntos religiosos

El gobierno municipal de Gandia ha comunicado que no hará política de los asuntos religiosos, y que el papel del Ayuntamiento es el de respeto absoluto por la libertad religiosa que marca la Constitución Española, la que define el Estado español como aconfesional y reconoce el pluralismo religioso y moral, el máximo respeto por las diferentes religiones y la no discriminación de trato jurídico para las creencias religiosas de los ciudadanos.

La vicealcaldesa de Gandia, Lorena Milvaques, ha informado que el gobierno municipal recuerda que ha actuado con normalidad en todas las fiestas de barrio y su presencia ha sido la que han decidido los responsables políticos, pero siempre desde el diálogo y el consenso con los colectivos, asociaciones y comisiones de fiestas de Gandia.

Desde el Gobierno municipal han acusado a los miembros del PP de buscar el conflicto y la división entre creyentes católicos y no creyentes, apropiándose de la simbología religiosa estimada por los católicos y respetada por toda la población.

Recuerda que los concejales y las concejalas tienen autonomía para decidir su participación en los actos religiosos y piden respeto a la libertad religiosa ya la independencia de los colectivos y comisiones organizadores de las fiestas.

Desde el ejecutivo local de Gandia han señalado que lo que está claro es que vivimos en una ciudad laica y con libertad religiosa y la administración debe respetar estos principios. Afirman que no van a caer en la provocación y esperan que la sociedad valore la honestidad de unos y el oportunismo político y la doble moral de otros que entienden la religiosidad como una forma de sacar rédito político.

Para el ejecutivo local, el líder de la oposición, Arturo Torró está buscando crear una cortina de humo para esconderse de los continuos escándalos por su implicación en las investigaciones de tramas de corrupción o las derivadas de su "nefasta gestión de los últimos cuatro años y que han dejado del Ayuntamiento de Gandia en una situación de quiebra económica". Por su parte, el portavoz de la formación popular, Victor Soler, ya había indicado que la principal función de un responsable político es la de tender puentes y no buscar confrontación intentando imponer creencias personales al conjunto de la población. El gobierno de Gandia ya ha fijado las Fallas y la Semana Santa como los próximos colectivos que verán recortada la implicación municipal.