Los vecinos de Tavernes rechazan la decisión del TSJ de permitir la instalación de la Alta Tensión


El Tribunal Superior de Justicia ha dado el visto bueno a la empresa Iberdrola para que proceda a la instalación de la línea de Alta Tensión a través de la Valldigna, al considerar que es un bien de utilidad pública. Una decisión que no ha sentado bien a los colectivos que luchan en La Safor contra su instalación, y que han señalado que continuarán con sus reivindicaciones, pese a la decisión de los tribunales.




 

Los vecinos de Tavernes rechazan la decisión del TSJ de permitir la instalación de la Alta Tensión

De este modo, queda anulada la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 5 de Valencia que valoró positivamente el recurso planteado por el Ayuntamiento de Barxeta que señalaba que el trazado eléctrico no podía realizarse en tres tramos como pretendía Iberdrola, sino como uno sólo puesto que lo que se pretende es conectar las subestaciones de Villanueva de Castellón y Gandia.

 

El Juzgado número 5 señaló que sólo se podía instalar el cableado en el tramo primero, y amparados en esta decisión, el Ayuntamiento de Simat de la Valldigna, apoyado por Fòrum Unitari contra l’Alta Tensió (FUCAT), integrado por la Plataforma pels Pobles de la Safor, la Plataforma Kontra l’Alta Tensió i l’Especulació y la Coordinadora contra l’Alta Tensió de la Valldigna, decidió paralizar las obras.

 

En concreto, desde la Coordinadora contra l’Alta Tensió de la Valldigna, su portavoz Mª Luisa Grau, ha señalado que tienen previsto reunirse esta semana para analizar la sentencia y tomar algún tipo de decisión entorno a ella. En cualquier caso, ha querido dejar claro que pese a la sentencia seguirán reivindicando que no se instalen los postes de la Alta Tensión, pero que “si llegado el caso, no nos queda remedio queremos que al menos se nos indemnice como ocurrió en Tous con la presa”.

 

En este sentido, Grau explica que la coordinadora ha presentado las alegaciones pertinentes a la Conselleria de Industria, porque “no sólo supone un perjuicio para el medio ambiente de la zona, sino que además no dan el precio que realmente vale, pues su precio es de 300 euros y lo pagan a 25 euros”, en referencia a la venta de terrenos.

 

La batalla contra la instalación de los postes de Alta Tensión ha protagonizado durante el último año, reiteradas denuncias, manifestaciones y paralización por parte de los vecinos y del FUCAT de la instalación de las torres.

 

Los argumentos esgrimidos desde el FUCAT es el daño irreversible que se infligirá sobre las personas y el ecosistemas de La Safor, además de que las torres “afectan yacimientos arqueológicos en las zonas de Ombria y Castell y a la zona de influencia de la Cova del Bolomor”, según señalan.

 

No obstante, Iberdrola siempre ha insistido en que esta línea es necesaria en la comarca de La Safor, dado que el número de ciudadanos se ha duplicado en los últimos años y la infraestructura actual no puede asumir el volumen de personas que hacen uso de la electricidad. Un problema que se agrava durante los meses estivales, cuando aún aumenta más la población. De hecho, durante el Verano son constantes los cortes de luz que perjudican mucho al sector de la hostelería, que ve como se echa a perder el género de las neveras, al quedarse sin luz durante horas.

 

Por ello, desde la Federación de Empresarios de La Safor (FAES), se ha valorado muy positivamente la decisión de los tribunales, pues consideran que es necesario que a la comarca se la dote un mayor suministro eléctrico.