Chordá asegura que el Ayuntamiento ha incumplido su promesa de mejorar la accesibilidad de la localidad


El vecino de Tavernes de la Valldigna, Francisco J. Chordá ha vuelto a protagonizar un nuevo capítulo dentro de su lucha por conseguir que en su ciudad se respeten las normas de accesibilidad para personas con minusvalía.




 

Chordá asegura que el Ayuntamiento ha incumplido su promesa de mejorar la accesibilidad de la localidad

Así, ha elevado un escrito al Ayuntamiento de Tavernes al comprobar que el consistorio no ha cumplido con las promesas que adquirió en el pasado pleno, puesto que numerosas obras consideradas “como accesibles, en realidad no lo son, porque las actuaciones que se han llevado a cabo no responden a las necesidades del pueblo”.

 

Cabe recordar, que el Pleno se comprometió a crear una partida presupuestaria para eliminar obstáculos, realizar rampas e impedir que se continuara aparcando en lugares destinados a minusválidos. Asimismo, también se preveía la eliminación de resaltes de rampas ya hechas y destinar 50.000 euros, en concepto de subvención para que los comercios hicieran accesible su entrada.

 

Chordá insiste en que desde el consistorio, se preocupan más por la imagen que dan, que por realizar mejoras reales, puesto que “actualmente la rampa colocada en el Ayuntamiento es provisional, la elevación de rasantes no se ha eliminado y en el mercado municipal no existen rampa”.