Inspección de Trabajo multa a Gandia con 50.000 euros


Por una "cesión ilegal" de trabajadores tipificada como muy grave la Conselleria multa a IPG y al Ayuntamiento con 25.000 euros cada uno tras la denuncia del PSOE.




 

Inspección de Trabajo multa a Gandia con 50.000 euros

Cincuenta mil euros. Eso es la denuncia que, repartida entre dos, la ha impuesto la Conselleria de Economía y Empleo a través de la Inspección de Trabajo al Ayuntamiento de Gandia. La multa, por "cesión ilegal" de trabajadores corresponde a partes iguales, es decir, 25.000 euros que deberá pagar la empresa Iniciatives Públiques Gandia (IPG) y el Ayuntamiento de Gandia.
Ello es a consecuencia de la denuncia que, en su día, interpuso el PSOE quien ante las sospechas de que se estaba produciendo una ilegalidad, los populares enchufados, solicitaron a la Inspección de Trabajo que emitiera un informe. Y para ello se presentaron en marzo de este año y tras varias horas de preguntas elaboraron el informe donde tipifican el hecho de la existencia de, al menos, nueve trabajadores como una "cesión ilegal" y por ello lleva aparejada la sanción como "muy grave".
La visita de los inspectores han revelado la existencia de 89 trabajadores dados de alta en IPG, cifra diferente a la que se venía denunciando por parte del PSOE donde hablaba de dos centenares. La cifra revelada en este informe duplica el número de los actuales trabajadores de IPG hecha pública por el Gobierno de Gandia (PSOE-Més Gandia) que cifra el número de enchufados en unos 40. 
No es la primera vez que se condena al Ayuntamiento de Gandia por una cesión ilegal de trabajadores, como ya ocurrió con Gandia Televisión.