Dos administraciones enfrentadas por la rotonda de la carretera La Vital-Daimús


La Diputación ha recriminado públicamente al Ministerio de Fomento que no construya la rotonda en el punto negro de la carretera Gandia-La Vital-Daimús a pesar de haberse comprometido. La vía es comarcal y de la Diputación pero Fomento se iba a hacer cargo junto con la del Acceso Sur N-337.




 

Dos administraciones enfrentadas por la rotonda de la carretera La Vital-Daimús

La Diputación de Valencia y Fomento se reparten culpas por la no construcción de la rotonda en el cruce de la carretera Daimús-Vital, en la Nazaret-Oliva a su paso por la depuradora de aguas residuales de Gandia.
Se trata, y así está considerado, de un punto negro de la red viaria comarcal donde cada año de producen numerosos accidentes, muchos de ellos de gravedad. Circunstancia que aumenta cada verano con la llegada de miles de turistas que transitan por esta vía comarcal.
La rotonda estaba proyectada por la Diputación, dado que la carretera es de su titularidad, pero el Ministerio de Fomento en 2009 la incluyó en el proyecto global de la nueva carretera de Acceso Sur al Puerto de Gandia, la N-337 que parte de la rotonda de Bellreguard y por tanto la Diputación la retiró de sus proyectos.
Llegó el año 2012 y el Gobierno paralizó las obras de Acceso Sur N-337 cifradas en 16 millones de euros y por tanto no hubo rotonda entre la carretera de Daimus y La Vital. Así que ni contigo ni sin ti, el punto negro sigue ahí.