Benipeixcar recuerda que fue, es y será un pueblo en los actos de su anexión por Gandia


Los vecinos de Benipeixcar participaron ayer en los actos en recuerdo de los 50 años de anexión del municipio de Benipeixcar al de Gandia por decreto de 1965.




 

Benipeixcar recuerda que fue, es y será un pueblo en los actos de su anexión por Gandia

Tras la misa, los vecinos acompañados por un tabalet i una dolçaina recorrieron diversas calles del histórico municipio, llegando a los límites del adhora distrito como es el caso de las calles Músic Úbeda, Cantant Mercè Melo y calle Convent, esta última calle dividida por dos términos municipales el de Benipeixcar-Gandia y el de Benirredrà.
Tras recorrer el casco antiguo la comitiva se dirigió hacia la rotonda de Charpa, hoy conocida como la de la Farmacia, y frente a la Pensión Alberto, se procedió a plantar un roble valenciano ante la presencia de multitud de vecinos. En la plantación participaron representantes de las entidades sociales y vecinales de Benipeixcar así como el presidente de la Junta de Distrito, Joan Muñoz, y la vicealcaldesa, Lorena Milvaques.

Muchos vecinos, algunos espontáneos, quisieron participar echando con la pala la tierra donde crecerá este árbol y cuya leyenda ya reza a sus pies y señala que “Una generación planta un árbol; la otra recibe la sombra. Benipeixcar 1965-2015” con los escudos de ambos ayuntamientos, el de Gandia y el de Benipeixcar.

Los aplausos de los vecinos dieron por concluida esta plantación, donde se dieron cita generaciones de benipeixcatins y benipeixcatines dado que participaron personas de más de 90 años y niños de corta edad, lo que demostró que el sentimiento de pueblo sigue y perdurará por los años.

De nuevo se volvió a recorrer otra parte de Benipeixcar para que la comitiva finalizara frente a la fuente de la calle Racó, lugar donde se alzaba el edificio del Ayuntamiento de Benipeixcar. En esa pequeña plaza, los asistentes recordaron que un día ese fue el centro neurálgico de Benipeixcar, el consistorio, y algunas voces mayores recordaron que, en la parte trasera se hallaba también la prisión, un cuarto pequeño con acceso por una puertecita de la calle Capellà Carbó. Historias que muchos de los presentes y asistentes ayer domingo desconocían.

Los representantes de las asociaciones del barrio, entre ellos el de los Vecinos, Rafa Verdeja, agradecieron la asistencia de todos así como la colaboración de las diversas asociaciones del barrio y del propio Ayuntamiento de Ganddia. De la misma manera se comunicó que los actos continuarán en los próximos días, siendo el viernes, el momento de una charla sobre cómo era Benipeixcar en el siglo XIX y XX.
En el momento de descubrir la placa en donde estaba el Ayuntamiento de Benipeixcar, los propios vecinos apoyaron la decisión de que estuvieran presentes en el acto algunas de las vecinas más mayores que nacieron en Benipeixcar, lo que emocionó a muchos de los asistentes.

La placa, transparente y en metacrilato, al darle el sol era compleja de leer por el fondo blanco, pero en ella reza:

“Benipeixcar 1965-2015.
50 Años de la Anexión a Gandia.
No hemos heredado el pueblo de
nuestros antepasados, lo tenemos
en préstamo para nuestros hijos.
Hemos sido, somos y seremos un pueblo”.

Un vino de honor en la plaza de Benipeixcar, puso punto y final a estos primeros actos de recuerdo de la anexión de Benipeixcar por Gandia haceahora 50 años.