La Generalitat impide ampliar Oliva Nova porque afecta al marjal de Pego


La empresa Construcciones Hispano Germanas CHG iba a construir 1.400 viviendas de baja densidad entre el mar y el humedal siguiendo la tipología de la urbanización de Oliva Nova emplazada en un idílico paraje de la Safor.




 

La Generalitat impide ampliar Oliva Nova porque afecta al marjal de Pego

Tras la playa del Auir, en Gandia, le ha tocado ahora el turno a la de Oliva, y en este caso concreto, a las inmediaciones del marjal de Oliva-Pego. La Generalitat Valenciana a través de la conselleria de Territorio ha rechazado el proyecto presentado por la mercantil Construcciones Hispano Germanas CHG para reactivar el sector conocido como Finca del Plevà que conllevaba la construcción de 1.416 viviendas entre el marjal y el mar, dentro de una parcela destinada a sector residencial que alcalza los más de 350.000 metros cuadrados.
La zona en concreto está situada dentro de lo que se conoce como parcela de Oliva Nova, en suelo urbanizable, si bien el nuevo Consell de la Generalitat Valenciana surgido tras las elecciones de mayo pasado, apuesta por aplicar otro modelo urbanístico en la Comunitat Valenciana y argumenta, a pesar que el proyecto llevaba diez años aprobado por el ayuntamiento, que afectaría al área protegida del parque natural del marjal Oliva-Pego dado que, los chalés a construir se encontrarían en la zona de amortización de impactos del parque, es decir, a medio kilómetro de la línea final del parque natural.
El proyecto de CHG hubiera supuesto la inversion de decenas de millones de euros y numerosos puestos de trabajo así como la reactivación de la economía en la zona, de hecho, los trámites se iniciaron en 2006 cuando el Ayuntamiento de Oliva aprobó conceder licencia de obra a expensas del informe de la Generalitat Valenciana. Ahora ese informe del Consell ha sido negativo y por tanto no podrá ejecutar la urbanización de bajadensidad y grandes zonas abiertas y ajardinadas. Eso sí, la zona puede seguir acogiendo como ocurre desde hace tres años, un complejo deportivo donde se han desarrollado competiciones internacionales dado que ese impacto sobre el marjal es mucho menor y puede ser reversible, según han apuntado desde la conselleria de Territorio que dirige María José Salvador.