Almiserà y Ròtova mantienen una tradición única de invocar la presencia de los Reyes Magos


El alcalde, Pep Mascarell, nos cuenta cómo la tradición ha pasado durante generaciones para llamar la atención de los Reyes Magos desde el uno al cinco de enero. La curiosa forma recorre todo el pueblo durante estos días. Una oyente de Cope desvela también que en Ròtova se mantiene todavía esa tradición.




 

Almiserà y Ròtova mantienen una tradición única de invocar la presencia de los Reyes Magos

Els panderos. De esta forma se denomina la acción que los niños y niñas junto con padres y madres realizan en el municipio de Almiserà. Se trata de construirse una especie de artilugio consistente en diversos botes que, una vez perforados, se unen a través de un cordel para, posteriormente, ir arrastrándolos por las diversas calles del municipio. Con ello y con el estruendo que realizan los niños arrastrando los botes por las calles, se pretende llamar la atención de los Reyes Magos o sus pajes para que no pasen de largo por este pequeño municipio de la comarca de la Safor.
El alcalde de Almiserà, Pep Mascarell, ha explicado a Cope Onda Naranja que se trata de una tradición arraigada al municipio y que se ha transmitido de padres a hijos durante muchas generaciones, deconociendo si en otro municipio de la Comunitat Valenciana existe también algo parecido o similar. Si bien en Llutxent lo hacían para las fiestas de Los Quintos cuando la vivienda visitada no colaboraba y le echaban los botes dentro de la casa o también algo parecido en la zona de Elda y Novelda. Pero el hecho de llamar la atención de los Reyes Magos no se ha encontrado otro municipio con la misma tradición.
Desde el uno de enero y hasta el día cinco, los niños y niñas de Almiserà siguen llamando la atención de Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente. Como figura en la fotografia, estamos seguros que, un año más, los Reyes no pasarán de largo.
Publicada la noticia, una oyente de Cope-Onda Naranja, Elena López, ha destacado que en Ròtova también se realiza y ha indicado que la maestra de la escuela infantil lo hace cada año con sus niños y niñas, para que esta tradición no se pierda.