Gandia trabaja para acabar con la oruga procesionaria


Se trata de un insecto que tiene multitud de espigas toxicas, por lo que se recomienda no llevar a los perros a zonas cercanas a jardines con pinos, lugar donde se crían, y estar pendientes de los más pequeños para que eviten su contacto




 

Gandia trabaja para acabar con la oruga procesionaria

Las altas e inusuales temperaturas en la Safor de estos meses de invierno han desencadenado una rápida proliferación de la oruga procesionaria. Gandia ha iniciado ya los trabajos de exterminio, y es por ello que los técnicos de jardinería vigilan los parques y jardines del municipio que cuentan con pinos, aunque insisten, si son conocedores de lugares donde haya este tipo de insecto deben avisar al departamento de medio ambiente.
 
Xavier Ródenas, concejal responsable del territorio, nos hablaba de esas altas temperaturas que ha hecho que la maduración de este insecto se haya adelantado, por ello encontramos esas grandes procesiones por las calles aledañas a parques con pinos.

Ródenas insiste en que están trabajando para controlar la plaga, saben que diariamente la empresa que se encarga del mantenimiento de los jardines está pendiente de retirar los ejemplares de este insecto que aun pareciendo inofensivo pueden producir urticaria en humanos y necrosis en animales.