El Consejo Escolar de Gandia divide por zonas los centros educativos


El objetivo es que los niños no vayan de un sitio a otro de la ciudad porque se han quedado sin plaza en su centro más cercano




 

El Consejo Escolar de Gandia divide por zonas los centros educativos

El Consejo Escolar Municipal de Gandia hace una propuesta de áreas de influencia y los efectos de admisión de los alumnos en los centros escolares para el curso 2016/2017. Esta iniciativa cuenta con la eliminación del distrito único y establecer una zonificación para la elección de los centros.

Se han establecido un total de cinco zonas, que contienen centros públicos y concertados, para que los ciudadanos puedan tener elección, dependiendo de los criterios de escolarización que son la proximidad del centro al domicilio, si el nuevo alumno tiene o no hermanos en dicho centro o dependiendo también de la renta familiar.

Una zona seria la que contempla el colegio Mondúver, Joranot Martorell y Escola Pía, dónde serían destinados los niños de la zona Santa Anna, República Argentina, Beniopa y Sant Pere. La segunda zona sería la del colegio Roís de Corella, el colegio Benipeixcar, Abad Sola y Escolapies; en la tercera zona estarían situados el instituto María Enríquez, el colegio Carmelites, Borja Jesuitas y el Sant Francesc de Borja. Ya en la cuarta zona se situaría Botánic Cabanilles, Enric Valor, ABC y Gregori Mayans y, por último, en la quinta zona Joan XXIII, Les Foies y Calderón.

La concejal de Educación en Gandia, Laura Morant, insistía en que el objetivo de esta propuesta es que ningún niño de la ciudad se tenga que desplazar de un sitio a otro de la ciudad porque se haya quedado sin plaza en el centro que le queda más cerca.

Asimismo, en el consejo también ha hecho un repaso al mapa educativo de las mejoras que se están realizando en los centros escolares, se ha informado que 5.074 alumnos han sido beneficiados de las ayudas Xarxa Llibres y que en el mes de abril se gestionará el banco de libros, así como que se harán reuniones con los empresarios con tal de formar un consejo de Formación Profesional con el objetivo de debatir las actividades formativas que requiere el mercado laboral y así los centros que puedan elegir los cursos de FP que realmente necesitan.