Condenan al Ayuntamiento de Gandia por despedir a una afiliada al PP


El abogado municipal no se presenta al juicio y el Gobierno debe readmitirla y pagarle los atrasos al despedirla como ''revancha política''.




 

Condenan al Ayuntamiento de Gandia por despedir a una afiliada al PP

El Juzgado de lo Social número 11 de Valencia ha condenado a la empresa pública IPG, es decir, al Ayuntamiento de Gandia, a readmitir inmediatamente a A. M. M., y ha declarado nulo el despido de la mujer desde el 22 de agosto, condenando además a reintegrarla en las condiciones que ocupaba con anterioridad y a pagarle los salarios devengados desde su despido y hasta la readmisión a razón de 49,18 euros/día.
La jueza ha considerado que el despido de la trabajadora es nulo y lo fundamenta como ''revancha política'' del nuevo ayuntamiento dado que ''al coaligarse PSOE, Ciudadanos y Compromís han desbancado al PP'' y añade el juzgado de Lo Social que pretenden ''la depuración de todos los trabajadores afines y/o afiliados al PP que han estado trabajando en el Ayuntamiento de Gandia y en la empresa pública''. El fallo judicial ahonda que el despido “ha venido motivado por sus ideas políticas” dado que A. M. M. está afiliada al Partido Popular de Gandia.
Lo sorprendente del caso también radica en la parte demandada, es decir, el Ayuntamiento de Gandia, donde nadie de IPG acudió al juicio a pesar de haber sido citados legalmente en tiempo y forma, por lo que ni tan siquiera se han molestado en desmentir o contrarrestar la versión de la mujer despedida. En el acto de conciliación previo a la demanda sí que acudió el abogado municipal pero no hubo acuerdo y, tras presentar la demanda, no compareció nadie en el juicio para defender los intereses de todos los gandienses.
Ahora, la empresa IPG debe readmitir como trabajadora a A. M. M., y pagarle lo que por sentencia le corresponde.