Llegan las primeras rebajas del año.


El próximo 7 de enero darán comienzo las primeras rebajas de 2007




 

Llegan las primeras rebajas del año.

El próximo 7 de enero darán comienzo las primeras rebajas de 2007, que durarán hasta el 10 de marzo, ambos incluidos. Dentro de este periodo, cada establecimiento podrá elegir las fechas y la duración que desee, pero siempre como mínimo una semana y como máximo dos meses.

En una encuesta realizada por AVACU, casi el 70% de los consumidores reconoce esperar a rebajas para comprar determinados productos. Los artículos más adquiridos en estas fechas son principalmente ropa (más de un 35%), calzado (más de un 27%) y complementos (más de un 16%), aunque también se aprovechan las rebajas para comprar películas, libros, música y artículos de electrónica. Más del 50% de los consumidores encuestados comprueba el precio de lo que desean comprar antes de que comiencen las rebajas para verificar si existe diferencia, frente a un 15% que reconoce no hacerlo. Por otra parte, son preocupantes los datos que nos revelan que casi un 12% afirma ser menos exigente con la calidad de los productos que adquieren por estar rebajados y un 16% no conoce la diferencia entre rebajas y otros tipos de ventas (ofertas, liquidaciones…).

Por ello, desde AVACU queremos volver a recordar que los derechos que disfrutan los consumidores a lo largo del año son los mismos durante la época de rebajas, con lo que es una buena oportunidad para adquirir productos de temporada, con la misma calidad y con una notable rebaja en el precio.

Asimismo, queremos recordar que se entiende por rebajas la venta de artículos que se ofertan, en el mismo establecimiento en el que se ejerce habitualmente la actividad comercial, a un precio inferior al fijado antes de dicha venta. Todos los artículos que se vendan en rebajas deben haber estado a la venta con anterioridad en el establecimiento.

Las fechas y duración de las rebajas vienen establecidas en cada comunidad, y dentro de ese período, cada comerciante podrá elegir las fechas que desee, pero deberán durar un mínimo de una semana y un máximo de dos meses. El período de rebajas y las fechas de comienzo y finalización de las mismas deben estar publicitados en un lugar del establecimiento visible para los consumidores.

Las rebajas hay que diferenciarlas de otras prácticas comerciales, como pueden ser los saldos (productos que han perdido valor de mercado, por estar deteriorados u obsoletos, siempre que no impliquen riesgo o daño para el consumidor), las liquidaciones (ventas de carácter excepcional, producidas como consecuencia de una decisión judicial, cesación de la actividad, cambio de ramo, local, obra... para dar salida a todos los productos existentes en el local) o las ofertas o promociones. La normativa prohíbe vender artículos defectuosos o con taras como rebajas.

Si un establecimiento permite pagar con tarjeta el resto del año, no puede negarse a aceptar este medio de pago en período de rebajas. Usted puede pagar en efectivo o con tarjeta, como desee, si el resto del año el establecimiento admite este medio de pago. Es interesante también comparar precios en distintos establecimientos, ya que puede encontrar diferencias significativas. Recuerde que junto al precio rebajado debe aparecer el precio antiguo o bien el porcentaje de rebaja que se aplica en el artículo.

Por lo que se refiere a la política de cambios o devoluciones, los comercios pueden no admitirlos siempre y cuando el producto no sea defectuoso y que así lo publiciten. Por este motivo, AVACU aconseja que el consumidor se informe de esas posibilidades y, por que no, que esta política juegue también a la hora de decidir en qué comercio se hace una compra.

 

Por último, hay que recordar los derechos que tienen los consumidores en relación con el registro de sus pertenencias en las tiendas, ya que es una práctica que se agudiza en esta época con el fin de evitar los hurtos. Los vigilantes de seguridad de los establecimientos pueden, siempre que existan indicios concretos de que se ha podido cometer un delito, solicitar a una persona que se identifique o muestre el contenido de una bolsa o paquete que pudiera portar, sin que, por otra parte, puedan registrar bolsos o mochilas, ya que esa función corresponde en exclusiva a los agentes del Cuerpo Nacional de Policía, de la Guardia Civil y de la Policía Local. Los vigilantes no podrán registrar nuestras pertenencias en dependencias apartadas, ya que hasta los agentes de policía o Guardia Civil deben hacerlo “in situ”. En este sentido, la exigencia indiscriminada por parte de un establecimiento comercial de mostrar el contenido de un bolso en la caja del establecimiento es un hecho que claramente daña la dignidad y la privacidad de las personas.

En cuanto a la realización de cacheos, cuando éstos se llevan a cabo en los centros comerciales por vigilantes o dependientes suponen un atropello contra nuestra intimidad y una infracción grave ya que los funcionarios policiales con los únicos que pueden hacerlo, cuando haya una sospecha fundada de delito y en unas condiciones muy concretas: por alguien del mismo sexo, en un sitio reservado y evitando situaciones degradantes.

Para terminar, si cree que le han negado o se han vulnerado sus derechos, exija las hojas de reclamaciones. Guarde el ticket de compra, necesario para poder presentar la correspondiente reclamación. Esta Asociación está siempre abierta a sus consultas y reclamaciones, a través de nuestro Gabinete de Información, en el tel. 963 526 865 o a través de nuestra página web www.avacu.es.