AVACU insta a los consumidores a que ejerzan sus derechos durante las rebajas


Ayer dieron las primeras rebajas de 2007, que durarán hasta el 10 de marzo, ambos incluidos. Dentro de este periodo, cada establecimiento podrá elegir las fechas y la duración que desee, pero siempre como mínimo una semana y como máximo dos meses.




 

AVACU insta a los consumidores a que ejerzan sus derechos durante las rebajas

En una encuesta realizada por AVACU, casi el 70% de los consumidores reconoce esperar a rebajas para comprar determinados productos. Los artículos más adquiridos en estas fechas son principalmente ropa (más de un 35%), calzado (más de un 27%) y complementos (más de un 16%), aunque también se aprovechan las rebajas para comprar películas, libros, música y artículos de electrónica. Más del 50% de los consumidores encuestados comprueba el precio de lo que desean comprar antes de que comiencen las rebajas para verificar si existe diferencia, frente a un 15% que reconoce no hacerlo. Por otra parte, son preocupantes los datos que nos revelan que casi un 12% afirma ser menos exigente con la calidad de los productos que adquieren por estar rebajados y un 16% no conoce la diferencia entre rebajas y otros tipos de ventas (ofertas, liquidaciones, etc).

 

Las rebajas hay que diferenciarlas de otras prácticas comerciales, como pueden ser los saldos, las liquidaciones o las ofertas o promociones. La normativa prohíbe vender artículos defectuosos o con taras como rebajas.

Si un establecimiento permite pagar con tarjeta el resto del año, no puede negarse a aceptar este medio de pago en período de rebajas. Usted puede pagar en efectivo o con tarjeta, como desee, si el resto del año el establecimiento admite este medio de pago. Es interesante también comparar precios en distintos establecimientos, ya que puede encontrar diferencias significativas. Recuerde que junto al precio rebajado debe aparecer el precio antiguo o bien el porcentaje de rebaja que se aplica en el artículo.

 

Por lo que se refiere a la política de cambios o devoluciones, los comercios pueden no admitirlos siempre y cuando el producto no sea defectuoso y que así lo publiciten. Por este motivo, AVACU aconseja que el consumidor se informe de esas posibilidades y, por que no, que esta política juegue también a la hora de decidir en qué comercio se hace una compra.