Salvador Bellver, una vida dedicada a los demás


Se dedicó a la medicina sin seguir la tradición familiar de dentista y sobre todo porque ''así podía ayudar a la gente''. Ha sido una vida dedicada a los demás, desde el hospital o su consulta de cardiología, atendiendo a todos los pacientes que por allí pasaban y procurando que la cardiología fuera considerada por sí misma como una importante disciplina médica.




 

Salvador Bellver, una vida dedicada a los demás

Han sido miles los pacientes que han pasado por sus manos en toda una vida dedicada a la cardiología.  Cuando Salvador Bellver, de familia de dentistas, decide dedicarse a la medigina general, la cardiología en sí no se contemplaba como una disciplina médica.

Quizás por eso, fue él mismo uno de los fundadores de la sociedad valenciana de cardiología y del propio departamento de cardiología del hospital de Gandia del que fue, no solo fundador sino también jefe hasta su jubilación.

Reconoce que en su ámbito médico hay todavía mucho que estudiar pero que los avances se han producido a enorme velocidad, sobre todo en los últimos años, pero sigue insistiendo en que la mejor medicina es la preventiva.

En nuestro espacio Algo que contar reconoce que tuvo oportunidades de irse a ejercer fuera de Gandia, donde seguramente habría recibido más reconocimiento y mejor sueldo, pero su amor por Gandia y sus raíces en la ciudad le han atado aquí, para bien de sus pacientes.

Reconoce que recuerda a todos o casi todos los pacientes que han pasado por sus manos, aunque no son muchos los que le recuerdan a él, algo a lo que tampoco da importancia y aunque ha tenido casi tantos disgustos como alegrías, asegura que si pudiera, se volvería a dedicar a lo mismo.

Estas y otras cuestiones, nos las ha desvelado hoy Salvador Bellver en nuestro espacio Algo que contar, en La Mañana con Carmen Berzosa

ESCUCHAR ENTREVISTA