La quema de la Falla del Mercat cierra las Fallas de Gandia de 2016


A pesar de la intermitente lluvia, a la 1.18 horas se prendió fuego el último monumento fallero de Gandia, el primer premio de la Especial.




 

La quema de la Falla del Mercat cierra las Fallas de Gandia de 2016

Ni la lluvia pudo con el ambiente. Era sábado y había ganas de fiesta, de celebrar por todo lo alto en final de unas fallas que han durado prácticamente una semana en la calle. La jornada comenzó tras la procesión, donde cada comisión fallera procedió a quemar los 23 monumentos falleros infantiles de la ciudad a partir de las 21.30 horas. Todos a excepción de Carrer Major i Passeig que unió ambos monumentos. La lluvia caída desde las ocho de la tarde complicaba el final de los monumentos infantiles pero se pudieron quemar sin ningún problema. Pequeños retrasos por las fotos, por los familiares o por alguna reina fue la tónica general durante la noche, pero todo transcurrió con absoluta normalidad y sin ningún incidente digno de mención.Este año se repitió el horario del pasado ejercicio respecto a adelantar una hora la cremà de los monumentos mayores para evitar que la Nit del Foc se convierta en una larga y pesada madrugada. Así pues, a las 11 de la noche ardieron prácticamente la mitad de los 23 monumentos falleros de Gandia, Grau y Benirredrà. Minutos arriba minutos abajo las comisiones cumplieron horario y protocolo, en una noche donde miles de personas se desplazaban de una falla a otra por las calles del centro histórico creando un río, una verdadera marea de gente con ganas de presenciar la quema de las fallas más céntricas.La costumbre en los últimos años de acudir al Prado a ver quemar la falla, hecho que durante los últimos 11 años se ha hecho de forma ininterrumpida, ayer cambió de escena. El Prado acogió la penúltima quema del año 2016 con una plaza repleta de gente. Pasadas las doce y veinte, ardía esta falla de Palacio i Serra ante una gran expectación tras el disparo del habitual castillo de fuegos artificiales.
Rápidamente, miles y miles de personas salían del Prado en dirección a la plaza Major para ver quemar la Falla del Mercat. Esa obra de Pere Baenas que ha conseguido romper la hegemonía del Prado y que le ha merecido ese histórico primer premio de la sección especial. Las calles no daban para más. Cualquier esquina del centro histórico que daba a la plaza estaba a rebosar. Y había ganas de fiesta, de celebrar el premio y de cerrar un año inolvidable. Lluvia sí lluvia no. La gente aguantaba pacientemente que los Bomberos y Protección Civil instalaran las conexiones de agua para sofocar el que ha sido el mejor monumento fallero en Gandia este 2016.La música no faltaba, pues la banda del Mercat animaba la espera. Falleras cantando y bailando todavía con el traje de valenciana encima, hacían más llevadera la espera. Al final, a la 1.18 horas, se prendía fuego a la última falla de Gandia, esa Barbaridad del Mercat que durante cuatro días fue el centro de Gandia. Y se quemó a la antigua usanza, esperando hasta el último momento para que cayera el hacha del vikingo. La lluvia cada vez era más intensa, pero eso no empañó el cierre de un año especial para el Mercat y para Gandia. Ahora, feliz año nuevo fallero. Muchos ya con la mirada puesta en 2017.