El Gobierno de Gandia no quiere militares al lado de la alcaldesa


El actual Gobierno redacta y remite a la Policía y Guardia Civil un protocolo de precedencias que se aplica en las procesiones de Gandia. Ya no se invita a los representantes policiales desde el consistorio sino que se hace a través de las entidades que organizan los actos.




 

El Gobierno de Gandia no quiere militares al lado de la alcaldesa

Donde durante años jamás hubo problema alguno en las precedencias ahora surge para el nuevo Gobierno de Gandia a tenor de los últimos acontecimientos en las procesiones de Gandia. Hasta la llegada al Gobierno de la coalición PSOE y Més Gandia, las procesiones en Gandia las había cerrado la comitiva municipal con el alcalde o alcaldesa de turno y representantes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, o dependiendo del lugar, en el caso del Grau, también por el Capitán Marítimo.

Desde hace unos meses, esta norma habitual o no escrita pero que formaba parte de la tradición, se ha visto alterada y ha causado en ciertos sectores extrañeza. Así las cosas, tras la celebración de la procesión del Viernes Santo la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Gandia acordó realizar una revisión de la organización de los actos protocolarios donde participan miembros de la Corporación Municipal y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Una revisión que se hizo sobre la base del decreto regulador de las precedencias de la Generalitat Valenciana, según ha manifestado el departamento de Protocolo dependiente del Gobierno de Gandia.

En la nota oficial del Ayuntamiento de Gandia se señala que el documento fue redactado y se presentó a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la Ciudad, el pasado 6 de mayo y fue aceptado. Actualmente, es el protocolo que se aplica estrictamente en todos los actos que así se requiere.

Por ello, y atendiendo a lo acordado, tanto el Comisario-Jefe de la Policía Nacional como el Capitán de la Guardia Civil, acompañaron en la procesión de la Virgen de los Desamparados a la máxima autoridad que organiza el acto, tal y como marca el orden de precedencia pactado.

El Gobierno de Gandia ha lamentado que el Partido Popular intente crear polémica en temas de identidad y religión que afectan a la vida privada de los ciudadanos, ya que considera que todas las personas deben vivir su religiosidad sin estar sometidas a factores externos.

Sin militares al lado de la alcaldesa
Según ha podido saber Cope-Onda Naranja el tal ''acuerdo'' al que alude el Gobierno de Gandia con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado es un ''acuerdo forzado'' dado que el actual Gobierno presidido por la alcaldesa Diana Morant ha reiterado en numerosas ocasiones que no quiere que vayan cuerpos militares uniformados con la alcaldesa dado que, según han explicado fuentes consultadas por esta emisora, son una corporación civil. De hecho, el Gobierno actual no invita a los representantes de los Cuerpos Policiales a los actos sino que son invitados por los organizadores, cosa que hasta ahora jamás había ocurrido en Gandia. El Gobierno tiene claro que él no organiza procesiones pero el protocolo sí.