Conselleria inicia las mediciones del aire contaminado en la N-332 en Oliva


Los controles del aire tendrán una duración de tres meses y el ayuntamiento olivense publicará los resultados de forma mensual en su página web.




 

Conselleria inicia las mediciones del aire contaminado en la N-332 en Oliva

El alcalde de Oliva, David González, y la concejala de Salud Pública y Medio Ambiente, Imma Ibiza, han visitado el punto de control de la calidad del aire en el entorno de la  carretera N-332 a su paso por el casco urbano que se ha instalado por parte del Servicio Técnico de Lucha Contra el Cambio Climático y Prevención de la Contaminación de la Generalitat Valenciana. Este punto ha empezado a funcionar en la jornada de hoy lunes, 30 de mayo.

El alcalde de Oliva ha agradecido la diligencia y rapidez que ha mostrado la consejería en este asunto ''especialmente al director general de la Lucha Contra el Cambio Climático y Prevención de la Contaminación, Joan Piquer''.
Estos controles del aire tendrán una duración de tres meses y desde el Ayuntamiento de Oliva se publicarán en su página web, de forma mensual, los resultados que facilitarán los técnicos de la Consejería.

Las medidas se realizan a través de una Unidad Móvil de Control de la Contaminación Atmosférica ubicada en la plaza Joan Baptista Escrivá, junto al Mercado Municipal. Se trata de un vehículo de carga tipo furgón, en el cual se ha adaptado el compartimento de carga para albergar en su interior el instrumental necesario para determinar los principales contaminantes atmosféricos. Dispone también de una torre de meteorología que permite conocer las variables meteorológicas que caracterizan los valores de contaminación detectados, así como los equipos auxiliares necesarios para garantizar el funcionamiento correcto de los analizadores.

En el pasado pleno del mes de marzo, a propuesta de la Alcaldía, todos los grupos políticos municipales aprobaron una moción para pedir a la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural la instalación de una estación de medida de la calidad del aire en el entorno de la N-332, y que se incluyera la estación en la Red Valenciana de Vigilancia y Control de la Contaminación Atmosférica, dado que Oliva es el casco urbano más grande de la Comunidad Valenciana que está atravesado por una carretera nacional.


Problemática que sufren también los municipios vecinos de l'Alqueria de la Comtessa, Palmera y Bellreguard.

Mientras la Consejería estudia la solicitud del Ayuntamiento de Oliva, ha adoptado esta medida urgente para empezar a tomar datos de manera inmediata, con las cuales el Ayuntamiento de Oliva podrá demostrar al Ministerio de Fomento, todavía más, de manera científica, el grave perjuicio que sufren las personas de los cuatro municipios del sur de la Safor, con el fin  de que la solución al paso de la carretera sea una prioridad.