Ciro Palmer comienza a mostrar pruebas de la maniobra del PSOE


Advierte que están jugado fuerte tras descubrir que dos familiares militantes del PSOE estuvieron en Barcelona antes de la readmisión de Daniel Martí y recuerda que tuvo que salir escoltado por la Policía tras darle la alcaldía ''a la perdedora'' Diana Morant.




 

Ciro Palmer comienza a mostrar pruebas de la maniobra del PSOE

Se lo contábamos ayer en Cope-Onda Naranja que la crisis en Ciudadanos Gandia no había hecho nada más que comenzar. La espoleta del detonante ha sido la restitución desde Barcelona de Daniel Martí, número dos de Ciudadanos y persona de exconfianza del líder Ciro Palmer, como militante de pleno derecho.

Palmer se ha enterado de nuevo de la existencia de dos personas, familiares entre ellos, que se han desplazado a Barcelona para ''mover hilos'' en las denominadas ''altas esferas'' para que Daniel Martí sea readmitido. De Maximiliano Doncel nadie dice nada. Lógico. Martí hasta 2019 sigue siendo el número dos de la lista y, en consecuencia, la pieza más cotizada por el PSOE para tumbar a Palmer.

A Ciro Palmer le están moviendo la silla y eso le está enfadando. Y le enfada hasta el punto que ayer mismo mostró a Cope-Onda Naranja alguna de las pruebas que tiene en su haber respecto a la conspiración socialista. Una de ellas es que Daniel Martí, supuestamente, ya trataba de involucrar a Palmer para quitárselo de en medio políticamente, en la trama del Caso Roís de Corella 15 días antes de que el escándalo saltara por los aires. Palmer dice que Daniel Martí, supuestamente, remitió la documentación a Barcelona para tratar de involucrarle. Y eso que Palmer y Martí estaban pared con pared. También dio lectura Palmer a un whatsapp donde se aprecia claramente la relación entre Martí y un cargo del PSOE.

Y Palmer continua preguntando qué hacían Daniel Martí y Maximiliano Doncel en las puertas de IPG el lunes después del pleno de la investidura impidiendo el acceso a cargos del PP a las oficinas. En esas imágenes se aprecia a Daniel Martí con el ahora coordinador de Economía, Salvador Gregori. Si Palmer no lo aprobó solo se entiende que actuaran bajo las órdenes del Gobierno. De hecho, Palmer ha repetido hasta la saciedad que ''no han asimilado que no son Gobierno, que somos oposición''.

Por último, y aquí se nota el cansancio aludido al líder de Ciudadanos Gandia, Ciro Palmer, éste ha manifestado, tras el episodio del viaje a Barcelona de dos cargos del PSOE, que están jugando fuerte y que a medida que le vayan apretando irá sacando más pruebas y ha lamentado que los socialistas quieran moverle la silla cuando él tuvo que salir escoltado por la Policía tras darle la alcaldía ''a la perdedora'' Diana Morant.

Lo dicho, la crisis en Ciudadanos Gandia no he hecho nada más que comenzar.