El PP de Gandia califica de año de mentiras el año de gobierno de izquierdas


Los populares consideran que Gandia vive en el Caos, tiene una alcaldesa investigada, la adjudicación de uno de sus centros deportivos está siendo cuestionada por fiscalía, la justicia dirá cuál es el resultado de no dejar votar a un concejal en pleno,  todavía no hay presupuestos, la auditoría del consistorio es por el momento un utopía, aunque insisten, hay esperanza para la ciudad, y se llama Partido Popular 




 

El PP de Gandia califica de año de mentiras el año de gobierno de izquierdas

El PP de Gandia ha valorado el primer año del gobierno de izquierdas, tras un pacto que califican de perdedores. Desde  el PP aseguran ha sido un año de mentiras, de promesas incumplidas en las que Gandia ha perdido, pues está parada, y la calidad de vida de sus vecinos se ha visto deteriorada pues se ha condenado a la Ciudad Ducal al austericidio más duro.
Víctor Soler, Presidente de los populares en Gandia recordaba que el PP ganó las elecciones quedándose a escasos 300 votos de la mayoría absoluta, y fue un pacto de perdedores, que como único objetivo tenía pisar moqueta, repartirse las sillas, el que hizo que ahora Gandia esté gobernada por aquellos que prometieron mucho en campaña, promesas que al llegar a la alcaldía quedaron en papel mojado.
El propio Soler, ha resumido aquello que representan los dos partidos del gobierno, PSOE y Més Gandia, y aquel que les ha permitido gobernar, Ciudadanos. Del PSOE, Soler insistía, hay poco que decir, con una candidata que el día de las elecciones acabó llorando por los pésimos resultados obtenidos, y que semanas más tarde consiguió una alcaldía sin libertad, pues insiste, son Orengo y Boix los que la controlan. Més Gandia,  la coalición que según el PP se ha olvidado de rescatar personas y Ciudadanos, a los que define como los grandes culpables de la caótica situación de la Ciudad Ducal. 
El líder popular, seguía haciendo balance, y recordaba que se ha faltado a las grandes promesas, gobiernan con más asesores que antes, la ciudad sanitaria se ha quedado en una mera aspiración, no se consensúa los proyectos con la oposición, y la transparencia brilla por su ausencia.