103 acciones para poner en marcha el Plan Estratégico de Turismo de Oliva


Durante los próximos días, los 120 agentes sociales que han venido trabajando durante los últimos meses para encontrar el consenso social necesario encaminado a convertir a Oliva en un referente turístico regional por ser capaz de tener un turismo rentable, sostenible y puntero, van a tener que enmendar las 103 propuestas de acciones que ha presentado la Universidad Politécnica de Valencia y a su vez, elegir las 20 más prioritarias.




 

103 acciones para poner en marcha el Plan Estratégico de Turismo de Oliva

El plan había trabajado y consensuado los principios fundamentales en los que debía moverse, principios como el de rentabilidad económica tanto para el sector como para el municipio en general, la sostenibilidad entendida como un turismo no basado fundamentalmente en la explotación urbanística del territorio ni una promoción basada en el alquiler y venta de apartamentos, y también en la creación de un marco de colaboración entre entidades públicas y privadas. Esta fase ha sido ya superada y en la segunda fase del Plan, se contemplaba también el diseño de las áreas en las que se debía trabajar o marcar estrategias, como la de actuar sobre la experiencia con productos turísticos locales, hacer un marketing turístico rentable, crea o conseguir un gran consenso público y privado sobre las inversiones que debían llevarse a cabo en la ciudad y por último construir una empresa turística local competitiva.

Una vez superada la fase teórica del Plan, había que abordar una nueva fase, que está ahora en pleno desarrollo y que consiste en la propuesta de acciones tangibles y reales a desarrollar por el municipio. En este sentido se han marcado a través de un estudio realizado por la Universidad Politécnica de Valencia, 103 posibles acciones a desarrollar, que ahora los 120 agentes participantes en el proyecto deberán estudiar, corregir o aumentar y devolver al departamento antes del 6 de febrero, ya que uno de los objetivos fundamentales del departamento es que antes del fin de la presente legislatura, se tenga claro, y a ser posible iniciado, el proceso de ejecución de las 20 acciones más prioritarias.

El problema fundamental con el que se tropieza en estos momentos el Plan es poder determinar cuales con esas 20 acciones prioritarias, ya que entre las propuestas, que se han dividido en cinco bloques, las hay tan diversas como la construcción de un gran parque infantil, señalizar e iluminar el casco histórico como uno de los reclamos turísticos fundamentales en cualquier época del año, instituir un festival de cine alrededor de la figura de Vicente Parra, aprovechando el Museo que lleva su propio nombre, crear un museo de la Fiesta en el ensanche del Raval en el que pueda dar cabida a un espacio de reunión de todas las actividades festivas de la localidad, llevar a cabo la regeneración paisajística del entorno del Castell de Santa Anna o declarar BIC todo el conjunto de la “vila cristiana y raval morisco”, etc.

Pero también hay previstos otro tipo de actuaciones dentro del marco de la adecuación de los espacios naturales o en mercados emergentes que suponen un flujo constante de visitantes, como pueda ser en el mercado de salud, crear una serie de residencias saludables o espacios lúdicos para la tercera edad, construir un auditorio o palacio de convenciones y congresos de mediana capacidad, para unas 250 ó 300 personas, entrar en el mercado de turismo activo-deportivo con acciones como la instalación de dos plataformas flotantes en el mar o potenciar los deportes de viento ligados al mar y por supuesto, actuar en un mercado turístico emergente en el que la localidad pretende destacar de forma importante como es el mercado gastronómico con productos de calidad y potenciando lo autóctono.

Un ambicioso proyecto que pretende dar a Oliva una imagen turística verde y azul a lo largo de los próximos años.