El joven de Tavernes que pedía en Twiter matar a políticos va a juicio


El joven de 21 años, Sergi B. J., tras el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, pidió en su cuenta de Twiter matar a políticos. Ahora se enfrenta a un año de cárcel y una multa de 3.000 euros.-




 

El joven de Tavernes que pedía en Twiter matar a políticos va a juicio

Sergi B. J., tiene 21 años y es vecino de Tavernes de la Valldigna. Se enfrenta a un año de prisión y multa de 3.000 euros por un delito de injurias. Fue uno de los primeros detenidos en España por pedir a través de las redes sociales la muerte de políticos. Fue en mayo de 2014 tras el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco.

La Guardia Civil lo detuvo hace dos años en Tavernes en medio de un gran revuelo mediático dado que se trataba de la primera persona en España que era detenida por este motivo. Al principio fue arrestado bajo la acusación de un delito de apología del asesinato pero el Ministerio Fiscal, tras la instrucción sumarial, ha convertido la acusación en un delito de amenazas, por el que se le pide un año de cárcel, y un delito de injurias, los 3.000 euros.

La detención de Sergi, un ''perroflauta'' como se definía él mismo en su perfil de la red social, tuvo gran repercusión nacional pues fue detenido en casa de sus padres y su padre salió en su defensa señalando que Sergi ''no había matado a nadie''. Muchos vecinos de Tavernes se concentraron frente al ayuntamiento en protesta por la detención y reclamando su puesta en libertad.

Sergi no fue el único detenido en la comarca de la Safor, pues al joven vallero le siguió posteriormente otro de 20 años, de Bellreguard, por arremeter contra el Rey, los políticos y el sistema en general.

Lo cierto es que, una vez rebajada la crispación social vivida en aquellos momentos, el joven vallero le han rebajado la acusación de apología del asesinato a un delito de amenazas y otro de injurias, un hecho que ya previó la familia de Sergi cuando fue detenido. De hecho, los amigos y su círculo más próximo ya sostenía esos agitados días de 2014 que Sergi había sido un cabeza de turco. Ahora, se ha dictado apertura de juicio oral y deberá responder a lo que hizo pero, en otro contexto muy diferente.