Concentración en Valencia a favor de la paz y en recuerdo a las víctimas


Unas 400 personas, según la organización, se concentraron este domingo en la plaza del Ayuntamiento de Valencia en solidaridad con los familiares de las víctimas del atentado de ETA producido el pasado 30 de diciembre en el aeropuerto de Barajas y que acabó con la vida de los ecuatorianos, Diego Estacio y Carlos Palate -éste último residente en Valencia-. Esta concentración se une a la manifestación multitudinaria celebrada en la tarde del sábado en Madrid.




 

Concentración en Valencia a favor de la paz y en recuerdo a las víctimas

La concentración, convocada por la Asociación de Inmigrantes Ecuatorianos y Latinoamericanos Rumiñahui de la Comunitat Valenciana, fue secundada por la Asociación Eloy Alfaro de Elche, la Unión Deportiva de Ecuador, la Asociación Galápagos, la Casa de Ecuador, y Juventudes por la Solidaridad. Asimismo, los organizadores agradecieron también su apoyo a los sindicatos Unión General de Trabajadores (UGT-PV) y Comisiones Obreras (CCOO-PV), así como a diversas asociaciones de vecinos y organizaciones sociales.

El portavoz de la Asociación Rumiñahui de la Comunitat Valenciana, Edgar Constant, fue el encargado de leer el manifiesto en el que destacó "la necesidad de que el estado español castigue a los responsables del atentado para evitar que vuelvan a producirse actos de esta naturaleza".

"Estamos de acuerdo en que a las familias de Carlos Palate y Diego Estacio se les otorgue la doble nacionalidad", señaló Constant. No obstante, explicó que "también hace falta que a los familiares que dependían de las víctimas se les de una pensión vitalicia".

Respecto a si es posible continuar con el proceso de paz, el responsable de Rumiñahui en la Comunitat Valenciana resaltó que "nunca se perderá de vista el diálogo como un camino viable para la solución de problemas". Asimismo, manifestó que "hay que saber hasta que punto el proceso de dialogo puede mantenerse y en que condiciones se puede derrotar la violencia".

En este sentido, aseveró que "es necesario que se le consulte al pueblo cómo se puede solucionar el problema del terrorismo", ya que, en su opinión, "si no hay participación de la población, no existe la palabra democracia, de la que tanto hacen uso los responsables de las administraciones y los partidos políticos".

Asimismo, exigió que los inmigrantes puedan tener derecho al voto, porque subrayó que "nosotros no somos los que hemos elegido a los que están dirigiendo la administración autonómica ni a los que están dirigiendo el país", y aseveró que "si nos dieran la posibilidad de votar no lo haríamos por los mismos".

Por su parte, el coordinador general de la Asociación Rumiñahui en la Comunitat Valenciana, Arnald Constant, hizo referencia a "la necesidad de unirnos, autóctonos e inmigrantes, y trabajar juntos por la paz, la solidaridad y la libertad", y criticó que se haga "un uso partidista" de las víctimas de ETA, "que no beneficia a la gran mayoría de la población española, sino tan sólo de manera electoralista a los partidos políticos de la Comunitat Valenciana y de España".

"Algunas organizaciones afines o no a las administraciones y a los partidos políticos concentraron la manifestación en Madrid y se olvidaron de otras comunidades como la valenciana donde hay un pueblo que exige que se aclare la situación del atentado", destacó Arnald Constant. En este sentido, explicó que "es necesaria la unidad de todos los trabajadores españoles e inmigrantes que luchamos para sacar adelante a este país".

Por otra parte, exigió el cumplimiento del Real Decreto sobre la indemnización a los familiares de las víctimas. Asimismo, señaló que "no es conveniente que las familias vengan a vivir aquí" para evitar "el desarraigo social y para que no extrañen a su tierra y sus costumbres". En el caso de los familiares de Carlos Palate, puntualizó que "al ser invidentes, necesitarían tener a alguna persona que cuidara de ellos".

El coordinador general de Rumiñahui afirmó que a Carlos y Diego, "que tenían la intención sana de trabajar, de ayudar a sus familias y de vivir en mejores condiciones a nuestro país, les tocó la muerte", y agregó que "vamos a ayudar para que salga la luz del día". Sobre este tema, indicó que abrirán una cuenta bancaria para que los familiares de las víctimas "puedan salir adelante".

Finalmente, criticó que "la Administración ha brillado por su ausencia" y explicó que los partidos políticos "deberían estar aquí, pero no están porque no les interesa". Asimismo, indicó que "nuestro cónsul tampoco está porque se ha ido a Ecuador para que lo reelijan", por lo que exigieron "un cónsul que nos ayude".

Por su parte, Paúl de Elche, miembro de Juventudes por la Solidaridad, condenó el atentado y resaltó que "el Gobierno debe tomar medidas por este tipo de actos violentos", y añadió que "hace falta una solución democrática y justa para el conflicto del pueblo vasco".

El 30 de enero, la Asociación de Inmigrantes Ecuatorianos y Latinoamericanos Rumiñahui Comunitat Valenciana celebrará en la plaza de la Virgen de Valencia, con motivo de que se cumplirá un mes del atentado de ETA en el aeropuerto de Barajas, un acto social en homenaje a Diego Estacio y Carlos Palate.

Edgar Constant explicó que "vamos a pedir que la Administración, de manera escrita, nos autorice para poder realizar el evento sin contratiempos", y añadió que si obtienen esta autorización "será la primera vez en siete años que nos da un permiso".