Marta acepta ser Fallera Mayor Infantil de Gandia


En un emotivo acto que se celebraba el pasado sábado en los salones del Palacio Ducal de Gandia, Marta Ribera aceptaba la propuesta de la alcaldesa de Gandia, Diana Morant y se comprometía a ser la Fallera Mayor Infantil de Gandia para 2017




 

Marta acepta ser Fallera Mayor Infantil de Gandia

El Delegado del Gobierno en Valencia y fallero del Mercat, Juan Carlos Moragues, representantes de la corporación municipal con la alcaldesa Diana Morant al frente, Falleras Mayores, Reinas y Presidentes infantiles de todas las comisiones de Gandia, la alcaldesa de Benirredrà, Loles Cardona y miembros de la corporación municipal, así como familiares y amigos fueron testigos el pasado sábado de un acto histórico para las Fallas de Gandia que se vivió en el Palacio Ducal.
Marta Ribera Ramos aceptaba el encargo de la Presidenta de Honor de las Fallas de Gandia y se convertía en Fallera Mayor Infantil de Gandia para 2017. Con un "Sí, Diana, acepto ser la Fallera Mayor Infantil de Gandia para 2017", Marta no solo cumplía su sueño, sino que con su respuesta cumplía también el de su hermana y toda su familia, presente en la sala y entre las que estaban su madre, que fuera también Fallera Mayor Infantil de Gandia o su abuela que fuera Fallera Mayor de Gandia.
Marta se mostró como es, sincera, espontánea, un poquito nerviosa y totalmente encantadora. Atenta a todo el acto, recibiendo a la autoridades, atendiendo a los invitados y sobre todo prestando especial atención a los discursos de todos los participantes. El secretario de la Federación, el presidente Telmo Gadea, la alcaldesa Diana Morant, con la que compartió confidencias y pendiente también de Maragda Escrivá Noguera, su compañera que en 7 días vivirá su propia demadá.
Marta enamoró a todos los presentes y se comprometió con las fallas, agradeciendo la elección y sobre todo la generosidad de su hermana "porque tú habrías sido una magnífica Fallera Mayor Infantil de Gandia", pero también advirtió, "los niós vamos aprotagonizar la revolución de las fallas".

Tras los nervios de la demanà, Marta y sus invitados se trasladaron a un restaurante de la comarca en el que la fiesta siguió hasta altas horas de la madrugada