El 33% de los jóvenes valencianos con 28 años sigue viviendo con sus padres


La edad en la que los jóvenes valencianos se emancipan 'se ha adelantado ligeramente'




 

El 33% de los jóvenes valencianos con 28 años sigue viviendo con sus padres

Un estudio realizado por Bancaja y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) señala que la edad en la que los jóvenes valencianos se emancipan "se ha adelantado ligeramente". Así, de un 48 por ciento de jóvenes con 28 años que en 1999 seguía viviendo en casa de sus padres, se ha pasado a un 33 por ciento de jóvenes de la misma edad que todavía no han abandonado el hogar paterno en 2005.

 

Sin embargo, el estudio revela que los jóvenes valencianos siguen emancipándose mucho más tarde que los jóvenes de otros países europeos, y destaca que los universitarios son los que más tardan en irse de casa. De esta manera, a los 30 años, cerca del 40 por ciento de los universitarios todavía vive con sus padres en la Comunitat Valenciana.

 

El Observatorio de la Inserción Laboral Bancaja-Ivie ha analizado también la edad en la que los jóvenes formalizan una pareja, que se ha retrasado "considerablemente". En 1996, el 33 por ciento de los jóvenes de 30 años de la Comunitat permanecía soltero, mientras que en 2005 esta cifra ha ascendido al 73 por ciento.

El retraso en la edad de formalizar pareja repercute, según indica el estudio, en el hecho de que los jóvenes tarden cada vez más en tener hijos. En 2005 a los 30 años el 86 por ciento de los jóvenes no tenía hijos. Asimismo, se observa que cuanto mayor es el nivel de estudios, más tarde se produce la decisión de tener un primer hijo.

El estudio concluye, según informaron fuentes de Bancaja, que las dificultades a las que se enfrentan los jóvenes en el mercado de la vivienda pueden ser la razón de que retrasa la edad en la que los jóvenes "entran en la vida adulta, es decir, abandonan el hogar paterno, formalizan una pareja y tienen hijos".

Este trabajo corresponde al cuaderno 71 del proyecto ´Capital Humano´ que Bancaja realiza junto con el Ivie. En él se analizan los eventos vitales que experimentan los jóvenes en la transición a la vida adulta, tomando como referencia los resultados obtenidos de diferentes oleadas en la Comunitat Valenciana, y su comparación con una muestra representativa de municipios españoles de más de 50.000 habitantes.