La Policía Nacional desmantela una plantación de marihuana en Ador


Los agentes de la Policía Nacional ha detenido el pasado lunes en un domicilio del municipio de Ador a cinco hombres de entre 22 y 50 años, como presuntos autores de los delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico




 

La Policía Nacional desmantela una plantación de marihuana en Ador

El cuerpo Nacional de Policía realizaron un registro el pasado lunes en un domicilio del municipio de Ador donde intervinieron 45 kilos, de, al parecer, marihuana, un coche, 320 euros, una báscula de precisión, una máquina trituradora de, al parecer, marihuana y bolsas para envasar al vacío.

Los agentes de la Policía Nacional detuvieron a cinco hombres de entre 22 y 50 años, como presuntos autores de los delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico, tras comprobar que el garaje del domicilio estaba totalmente equipado par el cultivo de, al parecer, marihuana.

Las investigaciones policiales se inició al tener un conocimiento de que en el domicilio valenciano de Ador podría haber una plantación de presuntamente, marihuana.
Los agentes comenzaron a disponer de diversos dispositivos de vigilancia en las inmediaciones de la vivienda, comprobado del mismo que salía un olor característico a la droga, así como también descubrieron la identidad de los moradores, un padre y su hijo, que fueron detenidos cuando circulaban en su coche.
Tras ser ver a tres jóvenes con restos de marihuana en sus ropas y sus manos, así como de la olor, se les realizó un cacheo superficial localizando a uno de ellos una bolsa de plástico con nueve gravos de presuntamente, marihuana y a otro 215 euros, fueron detenidos como presuntos autores de delitos de pertenencia a grupo criminal y contra la salud pública.

Al entrar en el domicilio de Ador localizaron en el garaje, un recinto totalmente cerrado y aislado, un sofisticado sistema de cultivo de marihuana, con 20 focos de alta intensidad, un sistema automático de riego, ventiladores, equipos de aire acondicionado, un sistema de extracción de aire y unas redes para el secado de la misma, así como observaron que la vivienda carecía de agua y luz, y la instalación estaba  al parecer puenteada directamente a la red principal de abastecimiento.
En otra de las habitaciones y el baño, los policías incautaron una gran cantidad de cogollos secos, embasados y preparados para al parecer su venta cuyo peso ascendía a unos 31.459 gramos. Por otra parte incautaron 27 plantas con un peso de 13.556 gramos.

Como consecuencia de las investigaciones, los agentes averiguaron que se trataba de un grupo organizado en el que cada miembro ejercía una función, siendo los cabecillas del mismo el padre y el hijo y los tres jóvenes harían las labores de plantación, cultivo y procesado.
Los detenidos, cuatro con antecedentes policiales, han pasado a disposición judicial, que ha decretado su ingreso en prisión.