Gandia sitúa el verano del 2016 como el mejor año en cifras turísticas


El consistorio gandiense seguirá trabajando en materia turística de cara a 2017




 

Gandia sitúa el verano del 2016 como el mejor año en cifras turísticas

La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, aseguraba en rueda de prensa que se ha logrado superar la barrera psicológica entre la playa y la ciudad, así como que se está comercializando la ciudad desde fuera y que sigue el rol de ciudad amable.

Morant insistía en que la ciudad ducal ha logrado superar esa barrera psicológica entre la playa y la ciudad pero eso sí que todavía queda mucho trabajo por mejorarlo.

Además, José Manuel Navarro, representante de ASEMHTSA, añadía que ha sido un buen verano en reglas generales, ya que ha acompañado el tiempo, pero que sobre todo se ha notado el trabajo conjunto por parte del sector turístico con el consistorio, con el fin de mejorar los servicios de la ciudad.

Asimismo, Óscar Ferrairó, representante de ALOGA, aseguraba que la temporada en cuestión de alquiler de apartamentos también ha sido buena aunque añadía que la primera quincena de septiembre ha sido complicada, ya que el 80% de turistas en Gandia es nacional y la Vuelta al Cole se ve implicada en estas cifras bajas. Asimismo, Ferrairó destacaba que se ha observado que gran parte de los turistas son franceses.

Por su parte, en las agencias de viajes se ha observado que hay una venta anticipada buena pero insistían que sería bueno cambiar un poco las temporadas ya que también son afectados por la Vuelta al Cole.

De este modo, Vicente Frasquet, representante de Hoteles en Gandia, aseguraba que de cara al 2017 será mucho mejor que este 2016, ya que queda un año por delante para trabajar en el sector turístico, con el fin de mejorar las cosas.

A la pregunta de los servicios informativos de Cope Onda Naranja sobre la mejora de calidad del producto gandiense con la eliminación de apartamentos ilegales, Óscar Ferrairó, representante de ALOGA, aseguraba que existe una reglamentación de apartamentos turísticos que data del 1993, una reglamentación que debe cumplirse y que Ferrairó insistía debe trabajarse.