La Audiencia reabre el caso del Caragolero contra el alcalde de Villalonga


¿Ustedes saben quién es Antonio Sojo, alias el Caragolero? ¿Se acuerdan de esta frase que corresponde al bando que el alcalde de Villalonga hizo poniendo a caldo a este vecino? Pues bien, ahora la Audiencia de Valencia reabre la querella contra el alcalde Enric Llorca y obliga a retomar la causa judicial por prevaricación que el juzgado de Gandia había archivado.




 

La Audiencia reabre el caso del Caragolero contra el alcalde de Villalonga

Conocimos de la enemistad entre Antonio Sojo, alias El Caragolero, y el alcalde de Villalonga, Enric Llorca, gracias a un bando municipal que el alcalde dictó, emitió y difundió por todo el municipio. En ese bando municipal el alcalde explicaba a la opinión pública quién y cómo eran sus relaciones con este vecino, a raíz de una denuncia en el juzgado contra la primera autoridad local a quien se le acusaba de prevaricación por enchufar a afines en la brigada municipal a costa de despedir a otros empleados so pretexto de falta de presupuesto económico.

El alcalde compareció en mayo ante el juzgado de Gandia y éste archivó la causa. El afectado la recurrió y ahora la Sección Quinta de la Audiencia de Valencia ha revocado el auto del Juzgado de Instrucción número 3 de los de Gandia y ello obliga a volver a retomar la causa judicial para depurar, si las hubiera, responsabilidades penales por la contratación de trabajadores de forma supuestamente ilegal e irregular.

Para que la Audiencia de Valencia revoque el auto de archivo del juez de Gandia se han estudiado los nuevos documentos aportados a la causa y por ello los magistrados de la capital del Turia entienden que hay visos de realidad en la querella presentada respecto a la comisión de irregularidades administrativas. Es más, la Audiencia cita en el auto judicial que entre la documentación aportada consta la prohibición expresa de contratar y ampliar la plantilla del Ayuntamiento de Villalonga. Además, cita el documento judicial que el alcalde Enric Llorca, a pesar de esa prohibición realizó contrataciones totalmente irregulares y fuera de todo procedimiento. Y le añade a Llorca el agravante de haber despedido a otros empleados aduciendo que no había presupuesto económico para sostenerlos.

Ante estos hechos y tras despedir a unos y contratar a otros, la Audiencia de Valencia considera que hay indicios evidentes y sospechas de una posible responsabilidad penal y por ello remite de nuevo la causa al juzgado pero esta vez con instrucciones al respecto. Los magistrados entienden además que hay una enemistad manifiesta entre el denunciante, trabajador despedido, y el alcalde de Villalonga un hecho en sí que viene a añadir más si cabe datos incriminatorios contra la primera autoridad local dado que podría haber actuado así por motivos personales.

El pasado mes de abril, les contábamos que el alcalde difundió en un bando su comparecencia ante el Juzgado y en el mismo documento municipal ponía a caldo a su vecino Antonio Sojo, por si tenían dudas, más conocido como El Caragolero.