Sanidad ofrecerá asistencia con carácter de universalidad a rumanos y búlgaros


El Conseller hizo un llamamiento a la “responsabilidad” a la hora de disfrutar del sistema sanitario “de vanguardia” valenciano.




 

Sanidad ofrecerá asistencia con carácter de universalidad a rumanos y búlgaros

El conseller de Sanidad, Rafael Blasco mantuvo este jueves en Castellón una reunión con representantes de asociaciones de ciudadanos búlgaros y rumanos para explicarles a estos colectivos que la sanidad pública valenciana "va a seguir prestándoles la asistencia necesaria, con carácter de universalidad". Según explicó el conseller, la entrada de estos países en la UE "representa una serie de compromisos nuevos, como tener que asumir estos ciudadanos la tarjeta sanitaria europea, e informales de que, independiente de esta tarjeta, se les garantiza que las personas de estas nacionalidades que no tienen recursos económicos, que son 11.550 rumanos y 2.220 búlgaros en la Comunitat, continuarán teniendo la asistencia sanitaria si cumplen una serie de requisitos".

 

Además, subrayó que se ha hecho "un llamamiento de lo que representará en nuestra sociedad que estas personas se hayan incorporado a una plenitud de derechos y obligaciones como miembros de la UE, y la satisfacción de que en nuestra Comunitat puedan tener una plena integración para desarrollar sus oportunidades labores y puedan estar en igualdad de condiciones respecto al resto de valencianos".

Blasco también hizo un llamamiento a la "responsabilidad" a la hora de poder disfrutar de un sistema sanitario "de vanguardia como el que hay en nuestra Comunitat, con unas prestaciones asistenciales con las que no se cuentan en la mayoría de los países europeos, y que aquí pueden tenerlas siempre que se haga con un sentido de racionalidad, especialmente en el uso del gasto farmacéutico y de nuestras infraestructuras sanitarias".

Por otra parte, explicó que la tarjeta sanitaria europea "comporta una serie de medidas que se tienen que hacer en colaboración con las autoridades de los países de origen", y aclaró que desde la conselleria "vamos a facilitar toda la tramitación para ver si en el mes de marzo o abril está perfectamente resuelto para que estas personas pueden tener la tarjeta, y a los ciudadanos de estos países que no puedan asumir este compromiso, continuaremos garantizándoles la asistencia sanitaria, hospitalaria y farmacéutica dentro de una serie de criterios que queremos poner en marcha".

Asimismo, el conseller señaló que la tarjeta sanitaria europea "nos permitirá que una serie de gastos que estén contemplados en los protocolos asistenciales de estos países, podamos posteriormente reclamarlos para conseguir el retorno correspondiente", lo que, dijo, "es imprescindible para mantener el nivel de excelencia del sistema público sanitario valenciano".

En este sentido, Blasco denunció lo que consideró una "circunstancia lamentable" respecto al tema de la financiación de la sanidad pública". Así criticó que el Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero "continúa computando a efectos de financiación el censo de 1999, cuando la población valenciana representaba el 10 por ciento de la población de toda España", y sin embargo, "en estos momentos representamos el 17 por ciento de la población española, gracias a este flujo de personas inmigrantes, desplazadas de otras autonomías y de personas que pasan una etapa de su vida en esta Comunitat".

Gasto de 700 millones de euros

"Esto está representando un gasto del cerca de 700 millones de euros a cargo de la Generalitat valenciana, y si ese porcentaje nos los facilitara el Gobierno español, como es su obligación, podríamos hacer muchas cosas en infraestructuras sanitarias", apuntó el conseller, que dijo que la entrada de estos países en la UE "racionalizará en parte ese gasto económico que financia exclusivamente la Generalitat".

El conseller explicó que de ese gasto de 700 millones de euros, los colectivos de Rumania y Bulgaria "pueden representar entre un 30 y un 40 por ciento de esta cantidad económica".

Según datos aportados por la Generalitat, de los 42.291 ciudadanos de Rumania que viven en la Comunitat y que disponen de Seguridad Social-Mutualismo, 12.847 pertenecen a Valencia, 21.008 a Castellón y 8.436 a Alicante; de los que 5.704 que tienen que solicitar prórroga de asistencia sanitaria, 1.965 son de Valencia, 2.521 de Castellón y 1.218 de Alicante; mientras que de los 11.499 que no tienen recursos, 4.885 pertenecen a Valencia, 4.485 a Castellón y 2.129 a Alicante. Así mismo, existen un total de 12.280 ciudadanos en toda la Comunitat que no están acreditados.

Respecto a los ciudadanos búlgaros inscritos en Seguridad Social-Mutualismo, 8.572 son de Valencia, 548 de Castellón y 4.379 de Alicante. Un total de 1.485 de Valencia, 54 de Castellón y 604 de Alicante están pendientes de la prórroga de asistencia y de los 2.206 ciudadanos sin recursos, 1.534 pertenecen a Valencia, 124 a Castellón y 1.137 a Alicante. Entre este colectivo existen 4.186 ciudadanos no acreditados.