El Gobierno de Gandia en el aire tras los incidentes con el Arzobispo


Ciro Palmer ha dicho que la moción de censura hoy está más cerca que hace una semana, y que Ciudadanos también tiene su ideología, por tanto, va a aplicar la matemática electoral. Declaraciones tras la concentración contra el Arzobispo de Valencia y que pillan a la alcaldesa en Alemania.




 

El Gobierno de Gandia en el aire tras los incidentes con el Arzobispo

El Gobierno de Gandia está en el aire. Ciudadanos va a aplicar la matemática electoral. Ciro Palmer está harto, ha dicho basta ya tras lo ocurrido al finalizar la misa del Patrón de Gandia. En una rueda de prensa, Palmer, ha calificado la actuación del concejal del Gobierno, Xavier Ródenas, como una provocación. Como querer justificar lo injustificable. Para Palmer no se trata de libertad de expresión sino de provocación. Y eso no lo va a tolerar. Es el precio de la matemática electoral, ha dicho.

Palmer, quien ha explicado que ha recibido presiones del actual Gobierno y ha sido objeto de oscuros movimientos, había aguantado las presiones del Partido Popular, pero ahora, han sido los militantes y votantes de Ciudadanos quienes han pedido a Ciro Palmer un cambio de rumbo.

Para el concejal número 13, que miembros del Gobierno de Gandia digan al Arzobispo de Valencia que ''La Safor no te quiere'' cuando hay 20 personas frente a las 1.000 que había en el interior de la Colegiata es una provocación. Es, ha dicho Palmer, como si los independentistas fueran este 12 de octubre a quemar una bandera de España en el acto de la Guardia Civil bajo el pretexto de libertad de expresión. Para Palmer eso es una provocación y es lo que han hecho miembros del Gobierno de Gandia, calificando la actuación como propia de ''la dictadura de la extrema izquierda''.

Como quiera que se trata de ideología, Ciro Palmer ha hecho valer que Ciudadanos también tiene ideología y por eso ''la matemática electoral es la que es'' y por ello ha señalado que ''cuando vuelva la alcaldesa de viaje, hablaremos'' dado que, el Gobierno lejos de ''pedir disculpas por meter la pata la vuelve a meter cada vez más''.

En esa tensa rueda de prensa, Ciro Palmer ha exhibido un documento donde ha pedido que se le cambie de ubicación en el salón de plenos del Ayuntamiento de Gandia y se le sitúe ''junto al partido mayoritario de la oposición'' para que ''se visualice muy bien que no formamos parte del Gobierno. ¡Hasta aquí hemos llegado!''

Respecto a su situación como delegado del Ayuntamiento de Gandia en la Semana Santa, el propio Ciro Palmer ha señalado que ''me había planteado el dimitir de este cargo, pero he pensado en manos de quién dejamos esto''.

Esta matemática electoral a la que ha aludido Ciro Palmer ha vuelto a poner en el ambiente la posibilidad de una moción de censura que, apoyada por el PP y Ciudadanos, pudiera desbancar del Gobierno al PSOE y Més Gandia. A este respecto, Ciro Palmer ha dicho que ''la moción de censura siempre estará encima de la mesa. Puedo decir que hoy está más cerca que hace una semana'' y ha recordado la actitud que está teniendo el Gobierno de Gandia en los últimos meses, incluidos ''los oscuros movimientos para moverme la silla''.

Ciro Palmer ha repetido hasta la saciedad lo de la numerología, lo de la matemática electoral, y ha dado muestras de enfado al señalar al Gobierno que ''cuando se vota una votación y se pierda no se vaya al juzgado como con el campo de Golf'' lo que revela que el malestar viene de lejos.

Por último, el líder de Ciudadanos Gandia ha señalado que ''yo no puedo apoyar a un Gobierno que actúa así. Todo tiene un límite'' por lo que ''he sido serio, honesto, sincero, coherente, responsable y leal con el Gobierno de Gandia. He aguantado presiones como nunca nadie ha hecho en esta casa. He aguantado oscuros movimientos por quienes yo ha apoyado. Pero ahora hay un cambio sustancial en esas presiones. Y es que son de quienes me han votado. De mi partido. Y eso son palabras mayores…''.