La nostalgia y el romanticismo del coche oficial del Ayuntamiento de Gandia


El vehículo, un volvo, está acumulando polvo en los bajos de la cochera del Ayuntamiento de Gandia tras rechazar la alcaldesa su utilización. Escucha aquí la polémica que ha generado.




 

La nostalgia y el romanticismo del coche oficial del Ayuntamiento de Gandia

El coche oficial del Ayuntamiento de Gandia, aquel Volvo que compró el ex alcalde José Manuel Orengo hace 11 años y que también utilizó Arturo Torró, vuelve a ser noticia. Como recordarán la alcaldesa Diana Morant dijo que no lo utilizaría y que sería subastado. Pues bien, el vehículo en cuestión sigue acumulando polvo en los bajos del Ayuntamiento de Gandia y devaluándose y por ello fue objeto de pregunta en el último pleno celebrado la pasada semana.

Escucha, pinchando aquí, la explicación de la alcaldesa

La alcaldesa, Diana Morant, explicaba que no sabía qué hacer con él dado que se trata de un vehículo con muchos kilómetros pero que se trata de un coche utilizado por el consistorio y por tanto lleno de cierta nostalgia y romanticismo.

Escucha la nostalgia y el romanticismo del vehículo pinchando aquí


Precisamente, sobre el tema del coche el PP de Gandia, a través de su concejal Andrés Puig ha señalado que el chófer de Diana Morant cobra 42.000 euros y además se le paga la gasolina, por lo que el hecho de no utilizar el coche oficial es un postureo que sale muy caro a los gandienses.

Los populares lamentan que la alcaldesa, Diana Morant, engañara al pleno y a la ciudadanía al anunciar que subastaría el vehículo en plena campaña electoral y ahora se desdiga.

Escucha aquí a Andrés Puig (PP)

Y el Gobierno ha señalado que se ahorra 12.300 euros en 5 meses por la supresión del vehículo oficial. El propio Gobierno ha señalado que el asesor al que refiere el PP utiliza su propio vehículo en el que lleva, en ocasiones, a la alcaldesa a reuniones y actos públicos fuera de Gandia y, como cualquier otro trabajador público, justifica solo dietas por kilometraje. Los gastos como el mantenimiento o el seguro, entre otros, los paga de su bolsillo, siendo el coste mucho menor que supondría utilizar un taxi.