Las calles de Gandia acogen el rodaje de La Película de Miki


Se presentará en febrero en el Festival de Málaga y cuenta la historia real de un gandiense, Miguel Gracia, que falleció de cáncer hace unos años. La visión de la enfermedad y lo que encierra la película la hacen muy prometedora. Aquí te contamos algo más...




 

Las calles de Gandia acogen el rodaje de La Película de Miki

No quería que vieran cómo sufría y me deterioraba. Yo lo había vivido en primera persona con mi padre, ver cómo lentamente se iba apagando. Yo sé cómo se pasa y no quiero que mi hija y mi mujer pasen por esto. Yo ya lo he pasado. Ellas, a las que más quiero en este mundo, no se merecen verme así. Por eso me aislé del mundo, por eso me marché. No hay terceras personas, solo hay miedo y cobardía. Miedo a que ellas me vean así. Cobardía a afrontar una enfermedad antes de tiempo…. Este podría ser el argumento que engancha a la película de MIKI.

Interpretar a tu propio hermano al que has perdido por culpa de un cáncer. Exponerte a que todo el mundo vea y comparta tus sentimientos. Recordarle, homenajearle, ponerte en la piel de quien sufrió viendo a los suyos cómo sufrían ante tal deterioro. Son algunas de las cosas que se podrán ver en la película MIKI, una producción española que se está rodando en Gandia y que promete ser toda una revelación.

Ruben Gracia interpreta a su hermano. A Miguel. A MIKI. Ha tenido que perder muchos kilos para que se vea el deterioro que sufre por fuera una persona con cáncer. Hoy explicaba a Cope-Onda Naranja que el deterioro interno es el que más duele. La película narra cómo afronta a los treinta y pocos años un hombre joven fuerte, agente de la Policía Local de Gandia, que le diagnostiquen un cáncer.

Entre escena y escena, hoy en plena calle Major de Gandia el actor explicaba que además de un homenaje a su hermano, la película pretende dar un mensaje didáctico “y en esto las mujeres son mucho más fuertes que los hombre. Mientras ellas ante un bulto, algo anormal, acuden al médico los hombre dicen no será nada y cuando ya de verdad visitan al médico, ya es tarde y no hay remedio” narraba el propio Rubén.

Así las cosas, en la película con grandes dosis de realidad, se ve cómo Miki llega hasta tal punto de deterioro que se llega a separar de su mujer y de su hija. La idea de terceras personas ronda la cabeza de otras muchas. No es cierto. Se aísla, y lo que se trata en la película es un homenaje a la labor policial, al esfuerzo diario que hizo MIKI para sobrevivir y cómo si, llegado el caso, se comparte, se habla, se buscan soluciones y sobre todo se acude al médico al menor indicio, aumentan mucho las probabilidades de curarse.



Puedes seguir este fascinante proyecto a través de la página de la película en Facebook.