Tavernes pide una solución sobre el Tancat a la Confederación


El estudio geotécnico que ha hecho la empresa C2C, a través de la Diputación de Valencia, ha determinado que los márgenes del río Vaca y la acequia la Bova, que son competencia de la Confederación Hidrográfica del Júcar, se han desplazado por la falta de mantenimiento del cauce del río y han agrietado los caminos




 

Tavernes pide una solución sobre el Tancat a la Confederación

El Ayuntamiento de Tavernes de la Valldigna, tras reunirse varias veces con la Confederación Hidrográfica del Júcar que es la competente del mantenimiento del río y la acequia, pidió el apoyo de la Diputación para unir recursos y buscar una solución ante los problemas que afectan a los caminos de la Acequia de la Bova y adyacentes y la zona del Tancat, que están dañados.

La Diputación de Valencia encomendó un estudio geotécnico en la empresa C2C raíz de la aparición de derrumbes en los viales paralelos al río Vaca y la acequia, que analiza las causas que han producido la inestabilidad del terreno y evalúa las posibles soluciones compatibles con las características del subsuelo.

Según las conclusiones del estudio, hay inestabilidad porque los márgenes del río Vaca asientan sobre una capa inestable de arena y arcilla. Esto ha producido un desplazamiento de la inclinación del río y la acequia, lo que ha provocado las grietas que se han hecho en los caminos. La tendencia es que esta situación empeore mientras no se solucione dotando de resistencia estos márgenes.

El mismo informe descarta la solución de un muro de hormigón y la piedra de escollera para que se colocarían en el firme que a estas alturas es inestable. Por tanto, habría que hacer primero un buen fundamento para poder reparar el camino y que los camiones puedan circular de manera segura.

Tal como sugiere el estudio, esto conllevaría dos posibles soluciones: una, rehacer el talud con cubos hechos con red metálica y piedra, que deben ser capaces de absorber grandes deformaciones, permitir el drenaje y evitar la erosión de los márgenes del río; y, dos, hacer un apantallamiento de hormigón anclado en el firme resistente borde unos 10 metros de profundidad.

Esto exige la ocupación del cauce del río a cargo del organismo competente de las aguas. Por tanto, la reparación de las derrumbes correspondería a la Confederación Hidrográfica del Júcar, ya que es esta entidad que tiene las competencias del lecho del río.

El alcalde de Tavernes de la Valldigna, Jordi Juan, se reunió con los agricultores del municipio afectados el pasado jueves para informarles de la situación. El concejal de Agricultura, Javier Escrihuela, señaló que `entendemos el malestar de los agricultores, pero no hemos parado de trabajar para solucionar esta problemática en ningún momento. Continuaremos pidiendo a la Confederación Hidrográfica del Júcar que asuma su responsabilidad y repare los asientos del río y los caminos´.