Un extrabajador del Ayuntamiento de Villalonga condenado por cabrearse


La Audiencia de Valencia confirma la condena a un ex trabajador del Ayuntamiento de Villalonga que, tras recibir el despido, la emprendió a golpes en una exposición, causó destrozos, y salió a la calle causando desperfectos en 20 maceteros y agrediendo a la Guardia Civil.




 

Un extrabajador del Ayuntamiento de Villalonga condenado por cabrearse

Los hechos ocurrieron un 12 de marzo de 2012. Se juzgó en Gandia en 2016 y ahora la Audiencia Provincial de Valencia ha confirmado parte de la sentencia dictada en Gandia. La historia se remonta cuando el detenido, con antecedentes penales, se enfureció por habérsele comunicado unas horas antes su carta de despido como trabajador del Ayuntamiento de Villalonga.

El detenido, con ánimo de causar desperfectos y tras haber ingerido bebidas alcohólicas, se dirigió a la Casa Consistorial, concretamente a la biblioteca, donde se celebrara una exposición. Una vez en el interior, comenzó a propinar golpes a objetos y mobiliario que a su paso iba encontrando, rompiendo un caballete, varios cuadros de la exposición, un panel informativo y la puerta de cristal de acceso al edificio, saliendo después a la calle donde volcó alrededor de 20 maceteros y arrancó plantas ornamentales que éstos contenían. Los desperfectos causados ascendieron a 3.000 euros más 550 euros de mano de obra.

Alertada la Guardia Civil acudió al lugar y localizó en las inmediaciones al acusado, en un estado agresivo y alterado, y al dirigirse un agente hacia el ex trabajador para que depusiera su actitud, éste lejos de obedecer sus órdenes se abalanzó contra el guardia civil dándole un empujón, un puñetazo y un cabezazo, siendo detenido profiriendo además expresiones y amenazas a los agentes actuantes.

El juzgado ha condenado a este vecino de Villalonga a seis meses de prisión por un delito de atentado; multa de 30 días por un delito leve de lesiones; y 8 meses de multa a 10 euros diarios por el delito de daños, así como indemnización en 60 euros al agente lesionado y al pago de las costas judiciales.

El Ministerio Fiscal interpuso recuro de apelación dado que, por el tiempo transcurrido se había despenalizado la falta de respeto a agente de la autoridad y la Audiencia Provincial de Valencia ha aceptado ahora la petición del Fiscal confirmando el resto de penas impuestas al ex trabajador villalonguero.